Los contagiados en Italia por la pandemia de coronavirus Covid-19 pueden ser diez veces más que los 60 mil comunicados oficialmente y alcanzar de este modo los 600 mil, según admitió el jefe de la Protección civil italiana, Angelo Borrelli.

"Por cada contagiado certificado hay diez no censados", reconoció Borrelli, que es la persona que cada día comunica en rueda de prensa los datos oficiales, y que puntualizó que "en las últimas 24 horas fallecieron 743 personas, y 3.612 dieron positivo", por lo que el número de víctimas fatales alcanzó las 6.820.

Así, el país cortó una racha de dos días seguidos con bajas en el número de víctimas, aunque por tercer día consecutivo mantuvo el descenso en el número de contagios diarios, luego de los 3.780 comunicados el lunes.

En una entrevista con el diario La Republica, y ante la pregunta de si tiene sentido continuar dando los número de positivos cada día, el jefe de la Protección Civil aseguró que muchas personas le pidieron al gobierno que se detenga. "Pueden ser datos imperfectos, pero desde el primer día he asegurado que diría la verdad, es un compromiso que he tomado con el país. Si nos detenemos, nos acusarán de esconder cosas", explica.

Medidas

En tanto el gobierno central anunció un nuevo decreto que permite que las medidas para restringir la circulación de personas puedan ser renovadas cada 30 días hasta el 31 de julio y que confiere más poder a los gobiernos regionales para avanzar con disposiciones más restrictivas.

Sin embargo, pese a las medidas, el Ministerio del Interior volvió a informar que el promedio de denuncias por incumplimiento de la cuarentena se mantiene en los últimos días en torno a las 10.000 personas diarias.

En ese contexto, el comisionado especial del gobierno para la crisis, Domenico Arcuri, renovó el reclamo oficial para que los contagios masivos, que se concentran en más de 80% en solo tres regiones del norte del país, no se extiendan al sur.

Hoy entrarán en vigencia las nuevas medidas que el primer ministro, Giuseppe Conte, firmó el domingo con mayores restricciones a la industria hasta el 3 de abril, aunque de todos modos se permite el funcionamiento normal de varios sectores.

De hecho, trabajadores bancarios y metalmecánicos de la norteña Milán harán mañana un paro para reclamar "medidas más duras" de Conte.