El presidente de Brasil, Jair Bolsanaro, aseguró este viernes en un mensaje promocional de cara la cumbre del G-20 que "el tiempo demostró que el camino tomado" por su administración para enfrentar la pandemia del Covid-19 "fue el correcto".

"Desde el principio, enfatizamos que era necesario cuidar la salud y la economía, a la vez. El tiempo ha ido probando que teníamos razón. Debemos mantener un firme compromiso de trabajar por el crecimiento económico y la libertad de nuestra gente y la prosperidad del mundo", señaló el mandatario.

Con 168.600 muertes causadas por el Sars-Cov2 y más de 6.02 millones de contagios acumulados, Bolsonaro no hizo alusión en ningún momento sobre las víctimas de la enfermedad, ni sobre su "insistencia en promover tratamientos sin pruebas científicas y su actitud de minimizar la violencia del virus", esto último advertido por el portal UOL.

"Este año, enfrentamos desafíos sin precedentes en la historia reciente. La cooperación en el ámbito del G-20 es fundamental para superar la pandemia del covid-19 y volver a la senda de la recuperación económica y social", amplió el jefe de Estado quien cursó la enfermedad el 7 de julio.

La postura del líder de la derecha brasileña se suma a las evaluaciones previas que también le valieron críticas. “No hay como escaparse de la realidad. Hay que dejar de ser un país de maricas”, fustigó Bolsonaro hace un par de semanas durante un acto público.

Otro expresión que causó rechazo en la comunidad científica fue la promoción del consumo de la cloroquina. "Soy un ejemplo, tomé cloroquina, otros tomaron invermectin y otros Annita", señaló el mandatario, refiriéndose a dos fármacos antiparásitos.

La Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) emitió una alerta de seguridad advirtiendo a los profesionales de la salud y a los pacientes que eviten el uso de hidroxicloroquina y cloroquina debido a que produce un "mayor riesgo potencial de eventos adversos graves relacionados con el corazón y muerte".