La noche anterior al comienzo del inicio de la jornada de una nueva semana en Chile y en la segunda noche de toque de queda, el presidente chileno llamó a todos a la unidad y enfatizó que su gobierno hará y está haciendo todo lo posible para que la semana comience como siempre y el lunes sea "un día normal". 

Sebastián Piñera  en la segunda noche de queda salió a hablar por cadena nacional y expresó que se está viviendo en un mundo brutal en el país. “Estamos en guerra contra un enemigo poderoso, implacable, que no respeta a nada ni a nadie y que está dispuesto a usar la violencia y la delincuencia sin ningún límite, que está dispuesto a quemar nuestros hospitales, el metro, los supermercados, con el único propósito de producir el mayor daño posible”, puntualizó. 

A lo largo y ancho de todo el país tomaron la decisión de desplegar 10.500 militares y agentes de policía. Así fue que, rodeado de militares, el presidente afirmó que  “los vándalos son verdaderos criminales”, al mismo tiempo que puntualizó que “nuestros compatriotas tienen derecho a protestas y compartimos muchas de sus inquietudes y necesidades”.

En el mensaje dirigido a todos los ciudadanos, el mandatario se refierio a los compatriotas y les pidió: "Nos unamos en esta batalla que no podemos perder, que nos ayudemos a que todos los demás tengamos mañana un día lo más normal posible y que logremos por fin empezar a ganar esta batalla". Además, se dirigió a las personas que salieron a las calles y realizaron actos de vandalización diciendo: “No vamos a permitir que los delincuentes se sientan dueños de este país”. 

Este domingo, el país vecino vivió el pero estallido social desde el retorno de la democracia de hace casi tres décadas. El fin de semana se pudieron observar violentos enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad y saqueos que dejaron al menos siete muertos y casi 1.500 detenidos.

Horas antes que Piñera saliera a hablar y buscar una conciliación y calma en Chile, el ministro del Interior, Andrés Chadwick, emitió un mensaje en el palacio presidencial de La Moneda y dijo que "no nos engañemos. Estamos enfrentando una verdadera escalada que sin duda es organizada para causar un grave daño a nuestro país y a la vida de cada uno de los ciudadanos”. 

Por su parte, el ministro confirmó la muerte de siete personas el domingo, todas en saqueos: dos en el incendio de un supermercado y cinco en el de una fábrica téxtil.

Te puede interesar: 

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos