En medio de las crecientes tensiones bilaterales, Estados Unidos y China se preparan para revisar la Fase 1 de su acuerdo comercial rubricada el pasado enero.

Según adelantó el Wall Street Journal, el representante comercial de EEUU, Robert Lighthizer, y el viceprimer ministro chino, Liu He, participarán el próximo 15 de agosto en la revisión sobre el avance de los compromisos logrados hasta la fecha.

Según el texto, China se comprometió a aumentar en USD200.000 millones sus importaciones de productos estadounidenses en los próximos dos años desde los niveles registrados en 2017. De dicha cantidad, USD80.000 millones se concentrarán en bienes agrícolas. A cambio, Washington redujo algunos gravámenes sobre los productos del gigante asiático pero EEUU todavía impone aranceles sobre más de la mitad de productos chinos que llegan al país. 

Según datos del Peterson Institute for International Economics (PIIE, por sus siglas en inglés), hasta el pasado junio, las importaciones totales chinas de productos estadounidenses alcanzaron los USD40.200 millones, lejos todavía del objetivo prorrateado de USD86.300 millones a alcanzar a finales de año. Durante el mismo período, las exportaciones estadounidenses a China de bienes cubiertos por el acuerdo se situaron en los USD33.300 millones, en comparación con la meta anual de USD71.300 millones.

Por categorías, las importaciones de bienes agrícolas han sido inferiores al nivel de 2017, quedando muy por detrás del incremento del 50% necesario para alcanzar el objetivo 2020 de USD36.600 millones. En los primeros seis meses del año, China solo compró el 5% de los productos energéticos necesarios para cumplir con el objetivo de la primera fase del acuerdo durante el primer año de USD25.300 millones.

"Si bien es prematuro extrapolar las tensiones actuales al ámbito comercial o sacar conclusiones sobre la Fase 1, que ambas partes han defendido en los últimos meses, la escalada en términos diplomáticos aumenta el riesgo de un mayor margen de error geopolítico", avisa Johanna Chua, economista de Citi para Asia.

El presidente de EEUU, Donald Trump, dijo que la Fase 1 del acuerdo comercial ya no cuenta con el mismo valor que a comienzos de año y reconoció que no está interesado en estos momentos en seguir negociando una segunda fase. De hecho, el inquilino de la Casa Blanca amenazó con poner fin al pacto comercial por la gestión china de la pandemia de coronavirus.

Además, en las últimas semanas, EEUU impuso restricciones de viaje y sanciones a funcionarios y entidades chinas, por la nueva ley de seguridad nacional aprobada por China para Hong Kong, y por las supuestas violaciones de los derechos humanos que Beijing ejerce sobre la minoría uigur en la región de Xinjiang. Además, en estos momentos, también considera prohibir la entrada en el país de miembros del Partido Comunista de China y sus familias, una medida que podría afectar a cientos de millones de chinos.