La Reserva Federal dió un golpe de efecto frente a la galopante inflación, mediante la decisión de aumentar los tipos de interés de Estados Unidos al 1,5%, con un alza de 75 puntos básicos, el mayor incremento de una sola vez desde 1994. En su comunicado oficial, la institución remarcò que esta medida se encuadra en su lucha por volver a situar la inflación en un rango cercano al 2 por ciento.

La Fed, además, anticipó en el texto que continuará retocando las tasas en los próximos meses, a la vez que seguirá reduciendo las tenencias de bonos del Tesoro y deuda hipotecaria, siguiendo el camino que ya fijó en la reunión de mayo. Diez de los once miembros de la Fed votaron a favor, con la excepción de  Esther George, presidenta de la Reserva Federal de Kansas City defendió un perfil más bajo con una subida de 0,5 puntos.

Las proyecciones tras el ajuste impulsado por el titular del Banco Central estadounidense, Jerome Powell, apuntan a tasas de interés afianzadas en el 3% para fin de este año, lo que contrasta con las previsiones que hacían a comienzos de año cuando preveían una meta en 2022 del 1,875%, cifra a la que ya se están acercando y solo es el sexto mes del año, según informa elEconomista.es

Títulos

Esta reunión de la Fed era una de las más esperadas por el mercado tras los datos de la inflación publicados el viernes último, que mostraron un fuerte aumento que llevó el IPC al 8,6% en el mes de mayo, su cifra más alta desde diciembre de 1981, lo que agregó presión a la que ya tenían Powell y compañía.

La entidad anunció también que seguirá reduciendo su cartera de deuda pública del Gobierno de Estados Unidos, compuesta fundamentalmente de letras del Tesoro y de valores respaldados por préstamos hipotecarios. En la actualidad, el banco central acumula unos 9 billones de dólares en deuda estadounidense.

Como ya hizo en junio, la Fed se desprenderá en julio y agosto de 30.000 millones de dólares en letras del Tesoro y de 17.500 millones en valores respaldados por hipotecas cada mes.

Compromiso

A partir de septiembre, estas cifras mensuales subirán a 60.000 millones de dólares y 35.000 millones, respectivamente, y el proceso concluirá cuando se alcancen unos niveles que se consideren «ligeramente por encima» de lo que el banco considera "reservas amplias".

"El comité está fuertemente comprometido con el objetivo de devolver la inflación al 2 %", indicó el banco central estadounidense, que tomó esta decisión el mismo día que el Banco Central Europeo (BCE) anunció que dada la escalada de las primas de riesgo de las deudas soberanas de países como Italia y España, creará un mecanismo especial para frenar la situación.

Mientras tanto la titular del organismo, Christine Lagarde, dijo que dará flexibilidad al programa de compras de emergencia para priorizar la deuda de los países más expuestos de Europa.