El exmandatario de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, agradeció este miércoles al presidente Alberto Fernández por haber sido el "primero en llamarlo" luego de que se diera a conocer el fallo del juez de la Corte Suprema local Edson Fachin, que declaró la "incompetencia" de juzgado de Curitiba y dejó sin efecto las condenas al líder del Partido de los Trabajadores ( PT) por la Operación Lava Jato. 

"Quiero agradecer la solidaridad de compañeros como el presidente de Argentina, Alberto Fernández. Él fue una de las personas que creyó en mí, y en plena campaña electoral, fue a visitarme en Curitiba", repasó da Silva durante la conferencia de prensa que brindó junto con la primera línea del  PT desde el Sindicato de Metalúrgicos de San Pablo.

En vísperas del arribo del actual mandatario de Brasil, Jair Bolsonaro, el próximo 26 de marzo con motivo de la conmemoración por el 30° aniversario del Mercosur y lo que será el primer cara a cara con su par argentino tras varias tensiones, Alberto Fernández se hizo eco del pronunciamiento y señaló que la resolución de Fachin "permitió admitir que el lawfare existe".

"Lo que ha hecho la Corte en Brasil es la admisión de que el lawfare existe, porque es reconocer que hubo una confabulación entre jueces y fiscales”, acusó el mandatario, postura contraria a la advertida por Bolsonaro quien rápidamente cargó contra las anulaciones que pesaban sobre da Silva. 

El presidente Alberto Fernández visitó a Lula Da Silva en julio de 2019

"Nos sorprende esta decisión porque el accionar delictivo de esa administración (de Lula) le quedó clara a la sociedad. El PT hizo una administración catastrófica, desvíos de Petrobras. Creo que el pueblo no quiere tener un candidato como este en 2022 o pensar en elegirlo, vean como subió el dólar o la bolsa", cuestinó el ultraderechista en diálogo con CNN Brasil.

Lula da Silva también agradeció al Papa Francisco. "Cuando estaba preso, insistió en enviarme una carta, y por recibirme en el Vaticano cuando dejé la prisión, para conversar sobre la lucha contra el hambre y la desigualdad".

Destacó además el apoyo del senador y líder demócrata norteamericano, Berni Sanders, al expresidente de Bolivia, Evo Morales, al economista y nobel de Economía, Noam Chomsky, y al exmandatario de Uruguay, José Pepe Mujica.

"Hace casi 3 años que salí de aquí, de este sindicato para entregarme a la Policía Federal. Muchos fueron contra mí. Sabían que estaba en prisión a pesar de ser inocente. Como tenía claro de las mentiras sobre mí, tomé la decisión de probar mi inocencia. Tenía tanta consciencia y tanta certeza de que este día llegaría, y llegó", concluyó.