Egipto es un país que no deja de sorprender por su historia y sus descubrimientos relacionados a las momias, pero en este caso el último descubrimiento relata sobre una "ciudad perdida" de 3 mil años de antigüedad, enterrada bajo las arenas de Luxor. 

Se trata del "mayor asentamiento administrativo e industrial de la era del Imperio Egipcio en la orilla occidental de Luxor", situada en el Nilo, indicó el Ministerio de Turismo y Antigüedades egipcio en un comunicado, que calificó el descubrimiento como "la mayor ciudad jamás encontrada en Egipto".

El nuevo descubrimiento se convierte en el más reciente hallazgo de una de las tantas maravillas que relata sobre la época faraónica.

La aparición de la ciudad se da en un momento en el que Egipto busca reactivar la industria turística a la vez que inauguró el nuevo museo histórico más grande del mundo. 

Egipto encuentra una Ciudad perdida 

Según indicaron varios egiptólogos, la ciudad perdida es conocida como "El Ascenso de Atón" y data del reinado de Amenhotep III, que se estima comenzó alrededor del año 1390 a.c., e indicaron que posteriormente fue utilizada por sus sucesores, entre ellos el más conocido de los faraones Tutankamón. Los datos fueron dados a conocer en un comunicado de la misión egipcia que realizó el hallazgo. 

En el comunicado, Betsy Bryan, profesora de arte y arqueología egipcia en la Universidad Johns Hopkins de Baltimore, expresa que "el descubrimiento de esta ciudad perdida es el hallazgo arqueológico más importante desde la tumba de Tutankamón”. 

La ciudad recién descubierta permitirá "ofrecernos una visión global inusual de la vida de los antiguos egipcios durante las horas más fastuosas del (Nuevo) Imperio". 

Arquelogía Egipcia 

Las excavaciones fueron dirigidas por el arquéologo egipcio Zahi Hawass, las cuales empezaro en septiembre del 2020 y de una forma inmediata encontrar la ciudad de gran magnitud y bien conservada. En la Ciudad perdida se pueden observar murallas intactas, una panadería y hornos, tumbas y habitaciones llenas de utensillos, así como anillos,  escarabajos y cerámica de colores.

La misión se realizó conjuntamente con el Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto.