Este miércoles comenzó en La Meca la peregrinación anual a la ceremonia del Hach, que se vio marcada por el uso de tapabocas y distancia social, entre otras restricciones impuestas ante la pandemia del coronavirus (Covid-19). El ritual de este año, por los peligros del virus, debió ser modificado, y no contó con los millones de fieles que caracterizan a la celebración.

El ritual del Tawaf al Qudumo en el patio de la Gran Mezquita, que consiste en dar siete vueltas en sentido antihorario alrededor de la Kaaba -el edificio cúbico que guarda la piedra negra que los musulmanes creen se desprendió del paraíso- para dar inicio al Hach, se organizó con distancia social entre los devotos mediante señales en el suelo.

Si bien las cifras oficiales sauditas calculan que unos 1.000 peregrinos en total participan este año en el Hach, diferentes medios locales especulan que se trata de 10.000. De todas formas, son números ínfimos comparados con los 2,5 millones de 2019. El jefe de la fuerza especial de la Gran Mezquita, Yahia Al Akil, declaró a la televisión estatal El Ekbariya que los rituales se llevaron a cabo “en un tiempo récord y con total fluidez”.

Los fieles debieron hacer cuarentena antes del ritual ( AFP)

Alrededor del 70 por ciento de los peregrinos son residentes extranjeros en el país, que registró cerca de 270.000 casos de infección de coronavirus, una de las tasas más altas de Oriente Medio.

Con la pandemia del coronavirus  las autoridades sauditas decidieron en febrero limitar la celebración del Hach a un millar de residentes en Arabia Saudita, 30% de nacionales y 70% de extranjeros de entre 20 y 50 años. En 2019 la celebración había recibido a más de 2 millones de peregrinos de todo el mundo.

El Ministerio de Salud saudita seleccionó y capacitó a los candidatos, que tuvieron que cumplir en las últimas dos semanas una cuarentena obligatoria en hoteles de los alrededores. Antes de ser transportados a la Gran Mezquita, las autoridades sanitarias les hicieron el test de coronavirus para evitar contagios durante el evento religioso.

Según la agencia de noticias oficial saudita SPA, a cada grupo de 50 peregrinos se les asignó un "líder" para garantizar que cumplan las medidas preventivas, como llevar siempre puesto el tapabocas.

"Hay algunos rituales del Hach que no podemos separar realmente (a los peregrinos) porque tienen que estar en un lugar a la vez, así que tuvimos que preparar esos lugares de manera que se mantenga el distanciamiento social", dijo el doctor Abdullah Assiri, funcionario del Ministerio de Salud saudita, citado por la cadena CNN.

Seguridad y controles severos

Assiri explicó que las autoridades intentan aplicar el concepto de "burbujas de seguridad", en los que cada peregrino tenga un espacio seguro a su alrededor, de modo que solo necesiten productos de higiene personal para protegerse, que son proporcionados de forma gratuita, precisó.

Las autoridades sauditas impusieron severos controles y medidas para evitar cualquier brote durante la peregrinación, ya que de su éxito depende la imagen del reino que alberga los dos lugares más sagrados del islam.

Cada grupo tenía un guía ( AFP)

La Dirección de Seguridad General saudita informó este miércoles del arresto de "244 infiltrados" que intentaron acceder sin permiso a La Meca para realizar el Hach y afirmó que se instalará un cordón de seguridad alrededor de los lugares de los rituales para impedir el acceso a los no autorizados.

La Organización Mundial de la Salud ( OMS), por su parte, celebró este miércoles la decisión de Arabia Saudita de limitar el Hach a un número reducido de peregrinos para "promover la seguridad sanitaria", según manifestó el director del organismo en la región, Ahmed al Mandhari. "Esta decisión fue basada en una valoración y análisis de los riesgos", afirmó.

Arabia Saudita es uno de los países de Medio Oriente más afectados por el coronavirus, con más de 270.000 casos y 2.816 muertes.

Qué es La Meca

La Meca es considerada como la ciudad más importante del Islam. Es el lugar natal del profeta Mahoma, una de las figuras principales de la religión árabe, y cuenta con una gran cantidad de lugares santos que son motivo de peregrinación por más de 13 millones de fieles cada año.

El rito de Hach, o Hajj, es uno de los más importantes de esta fe, ya que entre los mandamientos del Islam, los seguidores deben visitar la Meca al menos una vez en la vida y realizar su peregrinación, como parte del proceso de purificación del alma.

Un buen número de los peregrinos se dirigen a la ciudad en el Du l-hiyya, el mes de peregrinación por excelencia, ya que su nombre en árabe se traduce en ese significado. Este mes acoge por sí solo más de 3 millones de visitantes.

Dónde queda La Meca

La Meca está en Arabia Saudita, país ubicado en la península de Arabia en la confluencia de África y Asia, y entre el golfo Pérsico, el golfo de Adén y el mar Rojo. La Meca se encuentra situada al oeste de esta península, a unos 80 km del mar Rojo.

Esta ciudad es uno de los lugares de peregrinación y turismo más importante del mundo árabe. Es la ciudad donde nació Mahoma y el lugar más sagrado del mundo islámico. Acoge a millones de creyentes cada año que la visitan en peregrinación.