Estados Unidos y China están más cerca de llegar a un entendimiento sobre los aranceles que serán suspendidos en la "fase uno" de un acuerdo para parar la guerra comercial, según informó la agencia Bloomberg.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, había dicho que la firma de un pacto comercial con China podría tener que esperar hasta después de la elección presidencial de noviembre de 2020, reduciendo las esperanzas de una pronta resolución de una disputa que está afectando a la economía mundial. Declaración a la que se sumó horas después la de la vocera del Ministerio de Exteriores del país asiático, Hua Chunying, quien afirmó "no tenemos la intención de establecer fechas límites para alcanzar un tratado".

Sin embargo, personas familiarizadas con las conversaciones entre ambos países, que pidieron no ser identificadas, dijeron que los comentarios del presidente de EE.UU. que minimizan la urgencia de un acuerdo "no debe entenderse como que las conversaciones se estancaban".

Las fuentes precisaron, asimismo, que los negociadores de EE.UU. esperan que se alcance un acuerdo con China en la fase uno antes del 15 de diciembre, fecha en la que los aranceles estadounidenses deben aumentar.

En esa línea, añadieron que los temas pendientes en las conversaciones incluyen cómo garantizar las compras de productos agrícolas de EE.UU. por parte de China y precisamente qué aranceles retirar.

"El acuerdo tiene que ser aceptable para ambas partes", enfatizó a su turno Hua Chunying, que destacó que el proyecto de ley sobre derechos humanos en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang, aprobado por la Cámara de Representantes de Estados Unidos, podría afectar la cooperación entre Beijin y Washington en áreas importantes.

La propuesta aprobada de forma prácticamente unánime por la Cámara de Representantes, y que debe someterse a votación en el Senado antes de ser promulgado por el presidente Trump, prevé imponer sanciones a funcionarios chinos implicados en supuestas violaciones de los derechos de los uigures.

La vocera del Ministerio de Exteriores dijo que la legislación "difama deliberadamente la situación de los derechos humanos en Xinjiang y los esfuerzos de China por combatir el terrorismo y el extremismo" de conformidad con la ley. "Estas medidas han permitido que no se hayan producido ataques terroristas en Xinjiang en los últimos tres años y han contribuido a la causa mundial de la lucha contra el terrorismo", añadió.

"¿Realmente creen que si Estados Unidos socava nuestros intereses, nos quedaremos cruzados de brazos? Cualquiera que haga esto tendrá que pagar por ello", enfatizó Hua, respondiendo a la pregunta de si la adopción del proyecto de ley afectará las negociaciones para la firma de la primera parte del acuerdo comercial.

No especificó exactamente qué precio tendría que pagar Washington, solo agregó que estas acciones de EE.UU. "afectarán la cooperación entre China y Estados Unidos en áreas importantes".