El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan,informó en el Parlamento turco de las conclusiones de la investigación sobre el asesinato de Jamal Khashoggi, tres semanas después de que desapareciera en el consulado saudí en Estambul. El periodista, de 59 años, que cayó en desgracia en su país tras criticar al régimen de Riad, entró en la misión diplomática el 2 de octubre para hacer un trámite y nunca salió del edificio.

“Tenemos la certeza de que Khashoggi fue asesinado en el consulado saudí”, sentenció Erdogan, que aseguró que el “salvaje” crimen fue planificado, en contra de la versión saudí, que sostiene que se trató de un error y que ocurrió durante una pelea. “Hubo un plan que comenzó a gestarse el 28 de septiembre, en la primera visita de Khashoggi al consulado”, explicó. Ese día, el periodista acudió junto a su prometida, Hatice Cengiz, de nacionalidad turca, pero los responsables consulares le pidieron que regresase cuatro días después porque el documento no estaba listo. Agregó que el día del asesinato, uno de los integrantes del equipo de 15 supuestos ejecutores sacó el “disco duro” del sistema de cámaras de seguridad del consulado para que se guarde lo fi lmado ese día.