Las explosivas declaraciones de Meghan Markle y el príncipe Harry, nieto de la reina Isabel II, sobre las preocupaciones del color de la piel que su hijo Archie podría tener antes de nacer de parte de miembros de la familia real durante una entrevista concedida el domingo por la noche a la presentadora estadounidense Oprah Winfrey, causaron estupor en los británicos.

Markle también dijo que contempló suicidarse y que los miembros de la Corona le recomendaron que no recurriera a ayuda profesional porque eso se vería "mal para la institución".

El racismo en la familia real británica

Markle, una actriz afroamericana, dijo que el príncipe Harry reveló las preocupaciones de su familia sobre el tono de piel de su hijo Archie, así como la seguridad a la que tendría derecho, antes de su nacimiento el 6 de mayo de 2019, informó la agencia de noticias AFP.

"En esos meses en que estaba embarazada tuvimos una serie de conversaciones sobre que 'no se le daría seguridad, no se le daría un título' y también preocupaciones y conversaciones sobre qué tan oscura sería su piel cuando naciera", dijo Meghan durante la entrevista que duró dos horas.

En otro tramo de la entrevista, divulgada por CBS el último domingo, negó haber hecho llorar a la duquesa de Cambridge, Kate Middleton, antes de su matrimonio con Harry.

"Todos en la institución sabían que no era cierto", sostuvo sobre el incidente y añadió que "ocurrió lo contrario".

Meghan dijo que el incidente fue "un punto de inflexión" en sus relaciones con la familia real.

Los pensamientos suicidas de Markle y el casamiento secreto

Reveló que una avalancha de cobertura negativa en la prensa británica la había llevado a un punto en el que "ya no quería vivir".

"Sabía que si no lo decía, lo haría. Y yo, simplemente, ya no quería vivir más. Y ese era un pensamiento constante muy claro, real y aterrador", señaló.

Meghan, que se casó con el príncipe Harry en 2018, dijo que le dijo a la familia real que estaba luchando y que necesitaba ayuda profesional, pero le dijeron que "no podía, que no sería bueno para la institución".

Meghan reveló que "tres días antes de nuestra boda nos casamos" y señaló que intercambiaron votos en privado ante el arzobispo de Canterbury Justin Welsby antes del espectáculo televisado el 19 de mayo de 2018 en el Castillo de Windsor.

"Nadie lo sabe. Pero llamamos al arzobispo y le dijimos: 'Mire, esto, este espectáculo es para el mundo, pero queremos nuestra unión entre nosotros'", acotó en su entrevista con CBS.

Las acusaciones de acoso contra Meghan Markle

Como contraparte de la entrevista que la pareja dio a uno de los programas más vistos de la televisión estadounidense, Meghan, de 39 años, debe enfrentar una investigación interna del palacio sobre denuncias de que acosó al personal de la casa real durante su estadía en Gran Bretaña.

"Llamemos a esto como es: una campaña de desprestigio calculada basada en información engañosa y dañina", respondió un portavoz de Harry y Meghan.

La reacción de la sociedad británica a las declaraciones de Meghan Markle

En ese sentido, Vicky Ford, subsecretaria de Estado Parlamentaria para Niños y Familias en el Departamento de Educación, dijo a la cadena de televisión Sky News, que esas afirmaciones de que un miembro de la familia real estaba preocupado por el tono de piel del niño son "absolutamente inaceptables".

"No hay lugar para el racismo en nuestra sociedad", agregó en reacción a las declaraciones de los duques de Sussex en la entrevista y en la que Meghan reveló también que contemplaba el suicidio cuando estaba embarazada de su primogénito.

Mientras que un amigo del príncipe Harry, Dean Stott, un ex soldado de las Fuerzas Especiales Británicas, también reaccionó a la entrevista y aseguró a la cadena radial LBC que con esto ha dejado al Palacio muy mal.

Consideró también que revelar los involucrados en las conversaciones sobre el color de piel de su hijo, "sería muy perjudicial para ellos". Además calificó la entrevista de "poderosa, honesta y a veces, incómoda".

Stott, que ayudó a recaudar cientos de miles de libras para una importante campaña de salud mental liderada por Harry, dijo que la parte más incómoda de la entrevista para él, fue escuchar a Meghan hablando de sus problemas.

"Ella expresó que tenía problemas de salud mental y necesitaba ayuda y nadie estaba allí para dársela", dijo en otra entrevista, para el programa BBC Breakfast.

"Recaudé 900.000 libras esterlinas (1,2 millones de dólares) para la campaña de salud mental de la Fundación Real, por lo que son muy conscientes de la importancia de la salud mental, y sentir que ella no tenía dónde ir, fue muy difícil de escuchar", agregó.

A su vez, el consultor de relaciones públicas británico Mark Borkowski, dijo que las acusaciones de Meghan eran "bastante perjudiciales para la familia real", según consignaron varios medios locales.

Expresó que algunas de las acusaciones y percepciones profundamente personales sobre la vida dentro de una casa real podrían ser el comienzo de una guerra en los medios partiendo también de las denuncias de maltrato contra Meghan Markle de parte de algunos de sus asistentes.

En su opinión, esto también podría ser su oportunidad para dar su versión de la historia o podría ser un momento para que todo el mundo "dibuje una raya en la arena y comience a hablar y tratar de curar algunas heridas aquí, porque las heridas son muy profundas", subrayó.

Para Borkowski de todas formas "hay muchos perdedores en esto".

En cambio el ex secretario de prensa de la monarca británica, Charles Anson, cree que los problemas se tratarán en privado y defendió a la familia real de las acusaciones de racismo.

"No hay ni un ápice de racismo en la casa real. Recuerdo que en el momento del casamiento, cuando trabajaba como comentarista, la enorme sensación de bienvenida para Meghan y su matrimonio", dijo al diario Daily Telegraph.

"Eso fue evidente tanto en la prensa como en la reacción de la gente y no creo que haya una pizca de racismo en eso dentro de la casa real en absoluto", insistió.

Silencio en el Palacio de Buckingham

Por su parte, según la prensa británica, la monarquía decidió hacer frente a la amenaza de esta entrevista ofreciendo la imagen de una familia unida en las celebraciones anuales de la Commonwealth en un programa de televisión unas horas antes de la intervención de la pareja.

Se espera que el Palacio de Buckingham responda a las acusaciones vertidas en la entrevista, sobre todo en lo que respecta a las cuestiones de racismo y los pensamientos relacionados con la salud mental de la duquesa de Sussex.

En ese sentido, Anson, sostuvo que no está seguro de que vayan a responder debido a que tienden a tratar estos asuntos familiares en privado.

La entrevista se transmitió a pesar de las preocupaciones persistentes sobre la salud del duque de Edimburgo quien fue operado del corazón la semana pasada y en medio de acusaciones de que la duquesa de Sussex maltrataba al personal de la casa real.

El antecedente de Lady Di

"Mi mayor preocupación era que la historia se repitiera", le dijo Harry a Oprah Winfrey, en alusión al divorcio de sus padres, el príncipe Carlos y la princesa Diana, y de una famosa entrevista que esta última concedió a la BBC en 1995, en la que admitió haber engañado a su esposo con el oficial del ejército James Hewitt.

La princesa Diana murió junto a su entonces pareja, el empresario Dodi al Fayed en un accidente de auto en París en agosto de 1997, cuando el conductor de su coche intentaba escapar de la persecución de los paparazzi.

La renuncia de los duques de Sussex a sus deberes reales

Después de confirmar a la reina Isabel que no reanudarían sus deberes reales tras un período de revisión de un año, los duques de Sussex perdieron el mes pasado sus últimos patrocinios reales y títulos militares.

Del Reino Unido se mudaron a Canadá y luego a California. Vivieron primero en Los Ángeles y desde julio se radicaron en una mansión en Montecito.

Desde su llegada a Estados Unidos, Harry y Meghan crearon una fundación benéfica llamada Archewell y firmaron un acuerdo con Netflix para producir documentales, largometrajes, programación infantil y otros contenidos.