El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, respaldó un acto que se organiza para el 15 de marzo próximo para reclamar el cierre del Congreso y del Supremo Tribunal Federal, a los que acusa de impedirle gobernar a su ritmo, lo cual generó las reacciones de la oposición y hasta pedidos de impeachment.

Bolsonaro lanzó desde su whatsapp un video llamando a la convocatoria, dijo el ex diputado Alberto Fraga, aliado y amigo de Bolsonaro, anuncio que fue interpretado como una suerte de "autogolpe", al punto que se unieron en el reclamo los ex presidentes Fernando Henrique Cardoso y Luiz Inácio Lula da Silva.

La manifestación fue convocada por sectores bolsonaristas -muchos de ellos parlamentarios- luego de que el ministro de Seguridad Institucional, general Augusto Heleno, acusara al Congreso de "chantaje" para negociar el presupuesto.

La convocatoria se llama "15 de marzo Capitán Bolsonaro/General Heleno. Brasil es nuestro y no de los políticos de siempre".

El ex presidente y líder opositor Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) dijo que es un "gesto autoritario de alguien que agrede a la democracia todos los días".

"Bolsonaro y el general Augusto Heleno (el ministro jefe del Gabinete de Seguridad Nacional) están provocando manifestaciones contra la democracia, la Constitución y las instituciones, en otro gesto autoritario de quien agrede la libertad y los derechos todos los días", escribió Lula en su cuenta de la red social Twitter y añadió que es "urgente" que el Congreso Nacional, las instituciones y la sociedad se posicionen ante ese ataque para "defender la democracia".

Lula no pudo participar de las elecciones de octubre de 2018 que ganó Bolsonaro porque estaba en prisión, condenado por corrupción por el ex juez Sérgio Moro, quien dejó la magistratura para ser el hombre fuerte y ministro de Justicia y Seguridad del gobierno.

Por su parte el ex presidente Fernando Henrique Cardoso (1995-2002) afirmó que Brasil está "ante una crisis institucional de consecuencias gravísimas".

Cardoso es del PSDB, partido que apoya en el Congreso la agenda económica del ministro Paulo Guedes y que fue clave para la alianza que destituyó en 2016 de la presidencia a Dilma Rousseff para cogobernar durante dos años con Michel Temer.

"Es algo criminal pronunciarse desde la presidencia contra las instituciones democráticas", afirmó el ex candidato presidencial Ciro Gomes, del Partido Democrático Laborista (PDT).

"Hay que impedir la escalada golpista", dijo Randolfe Rodrigues, del partido Rede, jefe del sub bloque opositor en el Senado.

La Orden de Abogados de Brasil expresó que existen bases para un juicio político por atentar contra la democracia con el acto público de Bolsonaro hecho por whatsapp, la red social estadounidense que fue clave para la captación de votos de la extrema derecha en la campaña de 2018.

noticias relacionadas