En momentos en que la pandemia pareciera comenzar a quedar atrás, y el mundo aprieta el botón de "restart", una combinación de factores amenaza con desatar un nuevo y persistente mal: una suba de la inflación de nivel global.

Y aquí podemos hablar de tres elementos principales dentro de la mezcla explosiva que impulsará el cohete de los precios en todo el mundo: el alza de los alimentos, la suba de los fletes y la escasez de microchips.

Iniciando por el último de ellos, tal vez el que fuera más improbable hace un par de años, la creciente normalización de los flujos mundiales de comercio impulsó pedidos récord de numerosos artículos que utilizan semiconductores, desde consolas de juegos hasta automóviles, algo de lo que ya se escribió en este Suplemento.

En este sentido, hace pocos días se conoció una novedad que encendió diversas alarmas. Y es que el mayor fabricante de chips por contrato del mundo (que vende alrededor del 50% de los semiconductores a nivel global) aumentará sus precios hasta un 20%, medida que sin duda incidirá en que los consumidores paguen más por sus dispositivos electrónicos.

Taiwan Semiconductor Manufacturing (TSMC) planea aumentar los precios de sus chips más avanzados en aproximadamente 10%, mientras que los chips menos avanzados utilizados por clientes como los fabricantes de automóviles costarán un 20% más, de acuerdo con fuentes del sector consultados por Dow Jones, que agregan que estos nuevos valores entrarán en vigencia para fin de año o como mucho a principios de 2022.

Agrega la publicación que dado que Apple es uno de los clientes más importantes de TSMC, que provee de microprocesadores avanzados a sus iPhones, esto redundará en un aumento de precios de los populares aparatos.   

Propósitos

¿Y a qué se debe el incremento de precios?  Según Dow Jones, por efecto precisamente de la escasez global de semiconductores, que no sólo ha afectado a Apple sino a compañías de múltiples sectores, por ejemplo la mayoría de los fabricantes de automóviles, incluidos General Motors y Toyota Motor. El mes pasado, GM dijo que tenía que dejar inactivas tres fábricas de camionetas en América del Norte, la mayor fuente de ingresos de la empresa. En tanto que Toyota la semana pasada anunció que reduciría la producción en 40% en septiembre.

Para los especialistas, los aumentos de precios tienen un doble propósito. A corto plazo, los precios más altos presionarán a la baja la demanda y preservarán la oferta para aquellos clientes que no tengan otra opción. A más largo plazo, los mayores ingresos ayudarán a TSMC a invertir para ampliar su producción.

La escasez de chips ya hizo subir los precios de las computadoras portátiles, que tienen una gran demanda internacional porque más personas trabajan de forma remota desde el inicio de la pandemia.

Apple advirtió en su última convocatoria de accionistas que la escasez de chips, que afectó a sus tabletas iPad y computadoras Mac a principios de año, impactaría en la producción de iPhone en el trimestre que termina en septiembre.

El dominio del mercado de la empresa le otorga más poder de fijación de precios del que suelen disfrutar los proveedores. TSMC representa más de la mitad del mercado mundial de fundición de semiconductores, de acuerdo con la firma de investigación taiwanesa TrendForce, y fabrica más de 90% de los chips más avanzados del mundo.

Antes de la pandemia, TSMC ofrecía descuentos regulares para sus grandes clientes, pero el director ejecutivo C.C. Wei advirtió en una carta de marzo que su compañía ya no haría eso a partir de finales de este año, ya que se enfrentan a costos de fabricación crecientes debido a materias primas más caras y una inversión constante para expandir la producción y desarrollar chips más avanzados.

Un segundo ítem del mix inflacionario es el incremento de los costos en los fletes marítimos, que está encendiendo alarmas en la Argentina, según publicó en BAE Ignacio Ostera. Esto debido a que comienzan a registrarse dificultades en la provisión de insumos, a la vez que eleva los costos de exportaciones que deben afrontar pagos mucho más altos para llegar a sus destinos en otros países.

La Cámara de Importadores (CIRA) señaló en un informe el impacto sobre el comercio exterior argentino, que depende en un 80% de su volumen y un 70% de su valor de buques de carga, de los que el 52% se realiza por medio de contenedores. La entidad recordó que durante el 2020, los principales consorcios que brindan este servicio sortearon la crisis mediante una restricción en la "oferta" de naves y la suspensión de puertos de escala, una estrategia que les reportó ganancias récord, y que mantuvieron pese a la normalización industrial primero de China y luego de Estados Unidos. Y ocurre aquí algo similar a lo que pasa con los semiconductores, ya que el de los fletes es un mercado en donde el 80% está concentrado en apenas tres consorcios de navieras.

"El índice Xeneta para el tráfico entre el Norte de Europa y la Costa Este de América del Sur se mantuvo estable alrededor de los US$ 1100/FEU (contenedor de 40 pies) entre agosto de 2020 y febrero de 2021. Ahora está en el orden de los 3.700 dólares. El índice FBX, para el mismo tráfico, pasó de los 900 a los 3.300 dólares en el mismo período", explicó el experto Lars Jensen en el informe.

"Si faltan buques en las rutas que más demandan y más pagan, se los saca de las rutas con menos demanda y que menos pagan. Si falta bodega en la costa este de América del Sur, el pronóstico puede incluso empeorar. Porque los armadores y los operadores de buques elegirán colocar sus buques en las rutas donde tengan más rentabilidad", explicó la entidad, que agregó que la situación también se traslada a los contenedores, otra pieza clave del comercio internacional.

Comida más cara

Según la Unctad, la Conferencia para el Transporte y el Comercio de la ONU, el problema llegó para quedarse y estiman que una normalización del costo de los fletes a sus valores históricos tardará al menos dos años. El mismo período de tiempo que diversas entidades internacionales consideran que tardará en normalizarse la provisión de semiconductores.

Un tercer elemento es la suba mundial de los alimentos, que en un año aumentaron casi un 40%, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). En agosto, después de dos meses en los que bajaron levemente, volvieron a subir, esta vez un 3,1% respecto del mes anterior, y un 32,9% en relación con agosto de 2020. Los rubros que más aumentaron fueron el azúcar (9,6%), los cereales (3,4% promedio y 8,8% en trigo) y el aceite vegetal (6,7%).

La suba global de los precios está comenzando a encender alarmas en distintas partes del mundo. Al respecto, en las últimas horas el Banco Central de Rusia advirtió que una nueva crisis financiera, de magnitud similar a la del 2008, podría ocurrir en menos de 18 meses si la inflación global no se mantiene bajo control. 

Más notas de

Hector Medina

Una nueva crisis global de deuda asoma de la mano de la suba de tasas

Una nueva crisis global de deuda asoma de la mano de la suba de tasas

La economía mundial entra en la Gran Estanflación

Nouriel Roubini

Pese a la posible estanflación, la Fed evalúa la "solución Volcker"

Pese a la posible estanflación, la Fed evalúa la "solución Volcker"

Empresas hacen foco en el bienestar del empleado en la postpandemia

Empresas hacen foco en el bienestar del empleado en la postpandemia

El trabajo híbrido, una herramienta que llegó para quedarse

El trabajo híbrido, una herramienta que llegó para quedarse

Fortalecer la negociación colectiva y el diálogo, claves para la recuperación

Fortalecer la negociación colectiva y el diálogo, claves para la recuperación

Dos industrias chocan en EEUU por la 5G

Dos industrias chocan en EEUU por la 5G

Alternativas de financiamiento para un sector siempre necesitado de respaldo

Alternativas de financiamiento para un sector siempre necesitado de respaldo

Fiestas de fin de año y vacaciones, dos momentos ideales para los ciberataques

Fiestas de fin de año y vacaciones, dos momentos ideales para los ciberataques

El oficialismo perdió el quórum propio en el Senado y deberá negociar para sacar leyes

El primer candidato a senador por Juntos por el Cambio en La Pampa, Daniel Kroneberger, festejó el histórico resultado