El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, sacó adelante en el Parlamento el primer ingreso mínimo vital a nivel nacional, con el que pretende llegar a 850.000 hogares -unas 2,4 millones de personas- que se encuentran en situación de pobreza, y que pretende ser un "escudo social" frente a la crisis del coronavirus.

El decreto estrella del Ejecutivo español fue aprobado en el Congreso de los Diputados -que lo tramitará en forma de ley- sin ningún voto en contra y con la sola abstención de los ultraderechistas de Vox, una gran victoria para el presidente y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, uno de los artífices del proyecto.

"Las sociedades más igualitarias y que protegen mejor los derechos sociales son más seguras", argumentó Iglesias, al defender el proyecto en el Parlamento, donde remarcó que "no hay libertad si no se llega a fin de mes". 

El ingreso mínimo vital de España oscilará entre 462 y 1.015 euros al mes, dependiendo de la composición del hogar. Un 30% de los beneficiarios son menores, según estima el gobierno.

De acuerdo con el gobierno español, esta ayuda "supondrá la práctica erradicación de la pobreza extrema, que actualmente afecta a 600.000 hogares y 1,6 millones de personas" que viven con entre 245 y 362 euros al mes.

Pueden pedir esta ayuda hogares de cualquier tamaño, también unipersonales, para personas entre 23 y 65 años y que lleve al menos tres años constituido el hogar. Cuando es una pareja, el hogar debe estar formado desde hace un año.

El ingreso mínimo será compatible con otras ayudas e incluirá incentivos al empleo, de forma que los beneficiaros podrán realizar trabajos temporales o por cuenta propia sin perderlo.