Doce políticos y líderes independentistas se sentaron ante el Tribunal Supremo español para ser juzgados por el intento fallido de secesión catalán de 2017, en el arranque del juicio de mayor trascendencia política de la historia reciente de España. En medio de gran expectativa mediática, el comienzo del juicio oral volvió a elevar la tensión política al poner en el foco el irresuelto conflicto secesionista, en un momento de gran incertidumbre para el país ante la posibilidad de un adelanto electoral.

A las puertas del alto tribunal de Madrid, hubo protestas a favor y en contra de los secesionistas, que mostraron la fractura entre quienes reclaman "libertad para los presos políticos" y los que piden castigo a los "golpistas". El Tribunal Supremo juzga a 12 políticos y activistas que participaron del llamado "procés", el plan del gobierno del destituido ex presidente Carles Puigdemont que desafió una prohibición judicial celebrando un referéndum de autodeterminación.