El Gobierno español indultará mañana a los nueve líderes separatistas catalanes que fueron encarcelados por el intento de secesión de 2017, anunció en Barcelona, la capital de Cataluña, el presidente Pedro Sánchez, que dijo que tomó la decisión en nombre de la "reconciliación" y la "convivencia".

"Mañana, pensando en el espíritu constitucional de concordia, propondré al consejo de ministros conceder el indulto a los nueve condenados", que recibieron penas de entre nueve y 13 años de cárcel en octubre de 2019 y en unos días se verán libres, dijo Sánchez en un teatro de Barcelona.

La razón fundamental de los indultos "es su utilidad para la convivencia", argumentó en su discurso el líder socialista, en medio de los gritos de algunos presentes en la sala, que exigían una amnistía.

"Si hay un momento para unirnos es este. Estamos donde estamos. Tenemos que arrancar el camino para recuperar la convivencia. Con este acto sacamos de la cárcel a nueve personas, pero sumamos a millones de personas para la convivencia", dijo el mandatario. Para Sánchez, "lo único que queda por hacer es recomenzar", retomar el diálogo político, "encontrar nuevas respuestas".

Reconciliación

"No podemos empezar de cero, pero podemos empezar de nuevo. Hay camino. Mañana podemos cambiar la vida de nueve personas. Y espero también que empecemos a cambiar la historia de todos y de todas", expresó.

El mandatario explicó que aun comprendiendo los motivos del rechazo a la medida por parte del separatismo más reacio y la oposición de derecha, su Gobierno optó con esta decisión por abrir paso a la reconciliación y al reencuentro, informó la agencia de noticias AFP.

El líder del derechista Partido Popular (PP), Pablo Casado, en tanto, cargó contra los indultos, y dijo que Sánchez pretende "asentar la impunidad modificando el delito a la carta del delito de sedición para los que no han sido juzgados".

Casado aludía a Carles Puigdemont, quien fue presidente del Gobierno catalán durante el frustrado intento independentista de 2017, y a los exconsejeros Toni Comín y Clara Ponsatí, requeridos por España y que gozan de inmunidad parlamentaria por haber sido electos como diputados del Parlamento Europeo.