Las personas en España que se nieguen a vacunarse contra el coronavirus serán incluidas en un nuevo registro que se compartirá con otras naciones de la Unión Europea, afirmó el ministro de Salud español, Salvador Illa.

"Lo que se hará es un registro… de aquellas personas a las que se les ha ofrecido y simplemente lo han rechazado", dijo Illa al canal español La Sexta, según reprodujo CNN.

El ministro aseguró que las vacunas contra el covid-19 no serán obligatorias y destacó que la información en el registro no se hará pública, de acuerdo con las leyes de protección de datos de España, aunque profesionales de la salud advirtieron sobre los potenciales riesgos en el uso de dicho listado.

"Lo más importante es saber cómo se utilizará el registro", dijo José Luis Cobos, subdirector del Consejo General de Enfermería de España.

"Si es por motivos de salud pública, para comprender mejor el covid y es anónimo, eso es una cosa", dijo.

"Pero si es ‘Ahora estoy en la lista de las personas malas’, eso es otra cosa. No creemos que un registro deba usarse para infringir las libertades, o para que los empleadores lo usen contra las personas", agregó.

España comenzó a administrar la vacuna contra el coronavirus de Pfizer-BioNTech a los ciudadanos el domingo, después de que fuera autorizada por los reguladores de la Unión Europea la semana pasada.

Horas después de la entrevista televisiva de Illa el lunes, la directora de la Agencia de Medicamentos de España, María Jesús Lamas, dijo a la radio SER de España que el nuevo registro se utilizaría "para comprender las causas de la disminución de la vacunación … duda o rechazo".

"El registro es anónimo, no hay posibilidad de identificar a nadie", agregó.

La aplicación de las vacunas es administrada en España por los 17 gobiernos regionales.

En la región sur de Andalucía, las personas actualmente aparecen en un registro si se les administra una vacuna, incluido su número de lote y quién la administró con fines de control de calidad, publica CNN.

Si bien no existe un registro de ciudadanos en general que rechacen las vacunas, los trabajadores sanitarios andaluces deben firmar un documento si se niegan a vacunarse.

España tiene el noveno mayor número de casos de coronavirus del mundo, con más de 1,8 millones, y el décimo mayor número de muertes, con poco más de 50.000, según la Universidad Johns Hopkins.