El Gobierno español prorrogará por tres meses más el plan de respuesta económica a guerra de Ucrania y cuya vigencia terminaba el 30 de junio. La confirmación supone extender durante todo el verano boreal las ayudas aprobadas en marzo para paliar el impacto del conflicto armado en una situación de alta inflación, entre ellas beneficios fiscales, suba del salario mínimo, y subsidios directos.

Así lo anticipó el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso durante su intervención ante el Grupo Socialista, que se reunió para conmemorar el cuarto aniversario de la llegada de Sánchez a la Moncloa tras la moción de censura a Mariano Rajoy.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, indicó que "no hay ningún detalle ni ninguna aproximación añadida a lo que ya se venía produciendo en el decreto anterior". No obstante  el ministro de Consumo, Alberto Garzón, habló sobre la posibilidad de que haya alguna modificación en el texto legal referida a la bonificación de 20 centavos por litro a los carburantes, indicó el sitio elEconomista.es

Alquileres

El ministro reveló que existían "negociaciones" en el seno del Gobierno para introducir una mayor progresividad en la subvención al combustible y hacerla más eficaz para que llegue a quienes "verdaderamente" lo necesitan. 

El plan también incluye el descuento del bono social eléctrico, la ampliación del ingreso mínimo vital o la prórroga de las rebajas fiscales aplicadas a la factura de la luz.

Hace unos días, la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, deslizó también la extensión del tope al 2% en las actualizaciones de los alquileres con el IPC, otra de las ayudas que incluye el decreto que se ampliará cuando acabe el mes.

Montos

Sánchez pidió el apoyo del PP a la prórroga cuando se vote en la Cámara Baja, después de que los populares se posicionaran en contra cuando el plan llegó por primera vez al pleno y salió adelante por la mínima. "A ver si tenemos más suerte y los que dicen que aman a España que lo demuestren amando a los españoles y aprobando medidas que son buenas para los españoles", dijo el mandatario.

El Gobierno cuantificó en su presentación del plan en 16.000 millones de euros el impacto del decreto ley, con 6.000 millones en ayudas y rebajas fiscales y 10.000 millones en una nueva línea de créditos avalados por el Instituto de Crédito Oficial (ICO). Además, se extiende el plazo de vencimiento de los ya aprobados y el plazo de carencia para sectores más afectados.