España será el primer país de la Unión Europea (UE) en recibir dinero del fondo europeo de recuperación por la pandemia. Así lo anunció la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, en su cuenta de Twitter, destacando el "avance" español en la implantación del plan NextGenerationEU.

Ese primer pago será de 10.000 millones de euros, procedentes del fondo Next Generation, dinero que llegará a España "una vez los demás Estados miembros lo autoricen", según añade Von der Leyen en su mensaje.

España fue el primer país de la UE en solicitar, el mes pasado, un pago ordinario del fondo de recuperación comunitario, del que recibirá 69.500 millones de euros en transferencias directas y le corresponden otro tanto en préstamos que, de momento, no ha solicitado.

Reformas

Este desembolso, de 10.000 millones de euros, estaba ligado a cumplir 52 objetivos de su plan de recuperación desde febrero de 2020 y que se habían logrado en su mayoría ya al final del primer semestre de 2021, lo que ha permitido que la Comisión Europea apruebe la solicitud.

Entre las metas cumplidas figuran la ley sobre cambio climático y transición energética, la reforma del sistema de ingreso mínimo vital, la normativa para reducir la temporalidad en el sector público, el plan de digitalización de pymes y la estrategia de promoción del 5G.

También estaban contemplados la adopción de la tasa digital o sobre las transacciones financieras, medidas laborales como las normas para reducir la brecha de género en los salarios o la ley sobre el teletrabajo, y algunos elementos de la reforma de las pensiones como la separación de las fuentes de financiación de la Seguridad Social o la modificación del complemento de maternidad.

Respaldo

Respecto del fondo, un sondeo publicado por la Comisión Europea reveló que nueve de cada diez españoles valora que la Unión Europea pusiese en marcha el fondo de recuperación y el mecanismo SURE para sostener el empleo a raíz de la pandemia, un apoyo superior al promedio de la eurozona, donde ocho de cada diez ciudadanos consideran que fue una buena decisión.

Según la encuesta, realizada entre 17.600 personas en los 19 países que comparten el euro, los españoles (87%), italianos (85%), griegos (83%) y franceses (81 %) son los que más apoyo muestran para una medida de la que son también los principales beneficiarios.

Luxemburgueses, holandeses y finlandeses son, por el contrario, los menos favorables a la medida, que aún así consideran buena un 63 % de sus ciudadanos encuestados en los tres casos.

Un patrón similar se repite con el fondo SURE, que concedió créditos para mantener sistemas de apoyo al empleo como los ERTE en el caso español: de media un 82% lo considera bueno, con España (91%), Italia (85%) y Francia (84%) como los países más favorables.

noticias relacionadas