El Tribunal de Cuentas español reclama un total de 5.422.879 euros a los líderes del "procés", más de una veintena de ex altos cargos de Cataluña, por los gastos derivados de la promoción exterior del referéndum del 1 de octubre de 2017 con dinero público.

Así consta en la liquidación provisional complementaria realizada por el Tribunal de Cuentas, que citó a las defensas de los expresidentes catalanes Artur Mas y Carles Puigdemont, así como al exvicepresidente Oriol Junqueras, entre otros, para comunicarles los expedientes, según publicó Deutsche Welle.

Las cantidades más elevadas se reclaman a Mas, presidente de la Generalitat entre 2010 y 2016, con 2.803.115 euros; a Puigdemont, presidente entre 2016 y 2017, con 1.981.453 euros; y a Junqueras, vicepresidente entre 2016 y 2017, con 1.932.323 euros. Puigdemont se encuentra desde hace casi cuatro años en Bélgica para eludir las acciones de la Justicia española, mientras que Junqueras fue condenado a prisión y fue indultado por el Gobierno la semana pasada, junto con otros ocho líderes independentistas.


Detalles

El dinero reclamado por el Tribunal de Cuentas habría sido empleado en difundir el proyecto secesionista catalán entre los años 2011 y 2017, es decir, según la institución, se habría utilizado para promocionar la realización de un acto ilegal.

En esos gastos figuran 274.069 euros gastados en viajes realizados por los presidentes del Gobierno catalán, así como 293.069 euros empleados en los trabajos de la delegación catalana en el Reino Unido relacionados con el proyecto independentista.

También constan como actos indebidos las actividades de las embajadas catalanas: 148.538 euros gastados en la delegación en EE.UU., 136.829 en la de Austria, 95.747 en la de Italia, 67.727 en la de la Unión Europea, 57.416 euros en la de Francia, y 29.456 en la de Polonia, según el sitio RTenespañol.

Críticas

Los dirigentes del 'procés' deben hacer frente a la suma reclamada de forma solidaria y proporcional a su grado de participación. Si no hacen frente a ella, ya sea depositando el dinero o avales por lo adeudado, se procederá al embargo de los bienes de los responsables hasta que se cubra el total.

Puigdemont afirmó que el informe del Tribunal de Cuentas es "franquismo de fondo y forma", en un mensaje en su cuenta de Twitter, en el que calificó al tribunal de "inquisición española" y lamentó que su abogado solo tenga tres horas para leer "504 páginas" y diez minutos para hacer alegaciones, "independientemente del número de personas a las que defienda".

El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Montesinos, criticó al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acusándolo de presionar al Tribunal de Cuentas para evitar que reclame a los líderes independentistas catalanes ese dinero.