España tiene desde hoy una embajadora en Misión Especial para las Amenazas Híbridas y la Ciberseguridad, un puesto que entre otras cosas tendrá la responsabilidad de evitar ataques de desinformación y noticias falsas como el experimentado en el marco del referéndum secesionista en Cataluña.

Se trata de un cargo creado como parte de la Estrategia de Seguridad Nacional, aprobada en 2017, que es ocupado desde hoy por la diplomática de carrera Julia Alicia Olmo y Romero.

La interferencia externa a través de redes sociales cobró especial importancia en España a raíz del desafío independentista en Cataluña y concretamente durante la celebración del referéndum, el pasado 1 de octubre.

Esos “ataques”, según los caracterizó ayer la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, estuvieron dirigidos no tanto a favorecer el proceso independentista catalán como a influir en la opinión pública global difundiendo “una imagen negativa de España y la idea de una Europa internamente fracturada y con escasa capacidad de respuesta”.

Tras aquellos incidentes, cuando el Gobierno situó inicialmente a Venezuela y Rusia como los puntos de origen de esos ciberataques, el Ejecutivo de Mariano Rajoy reforzó la ciberseguridad para la celebración de las elecciones regionales catalanas del 21 de diciembre.