Madrid y el Reino Unido llegaron a un "principio de acuerdo" sobre Gibraltar, que permitirá mantener la libertad de movimiento en la frontera entre España y el enclave ubicado en el sur de la península ibérica, anunciaron ambos gobiernos.

El pequeño territorio, bajo soberanía británica y reclamado por España, se insertará en la zona Schengen de libre circulación de personas, según el convenio alcanzado a pocas horas que entre en vigencia el Brexit.

La situación fronteriza entre Gibraltar y España había quedada exceptuada en el acuerdo comercial y de movimiento de personas firmado entre Reino Unido y la UE esta semana, lo que implicaba que a partir de mañana se iban a restablecer controles.

"Hemos alcanzado un principio de acuerdo con el Reino unido que servirá como cimiento de un futuro tratado entre la Unión Europea y el Reino Unido relativo a Gibraltar", anunció la ministra española de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya.

En sus palabras, la ministra se refirió especialmente a los gibraltareños y los habitantes de la zona fronteriza en España, "que temían los efectos de un Brexit duro, y que hoy pueden respirar aliviados".

El principio de acuerdo "nos permitirá eliminar barreras y avanzar hacia una zona de prosperidad compartida", tuiteó el presidente del gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, agregando: "Firmeza en los principios, progreso para la ciudadanía".

Desde que se alcanzara el acuerdo postbrexit el 24 de diciembre entre Londres y Bruselas, que no se aplica a Gibraltar, España y Reino Unido negociaban contrarreloj para evitar una frontera dura, que supondría controles de pasaporte para las personas y obstáculos aduaneros para los bienes.

Unas 15.000 personas, en su gran mayoría españoles, cruzan la frontera todos los días para ir a trabajar en el enclave británico situado en la embocadura del mar Mediterráneo, recordó la agencia de noticias AFP.