La jueza de la Audiencia Nacional de España Carmen Lamela ordenó el ingreso a prisión sin fianza del ex vicepresidente catalán Oriol Junqueras y otros siete ex consejeros del gobierno independentista destituido, tras tomarles declaración como imputados por delitos de rebelión, secesión y malversación de fondos por su frustrado plan de secesión de Cataluña.

La medida, cuyas consecuencias políticas son impredecibles, se precipitó después de que el Parlamento catalán realizara una declaración de independencia el viernes pasado, lo que llevó al Ejecutivo español de Mariano Rajoy a intervenir la norteña región, destituir al gobierno de Carles Puigdemont y convocar elecciones.

La magistrada, que tomó la decisión a pedido de la Fiscalía, dictó además una orden europea de detención para el ex presidente Puigdemont y para otros cuatro ex consejeros que no acudieron a la citación judicial y se encuentran en Bélgica, país al que se le pedirá que los entregue.

La juez decretó también prisión condicional con una fianza de 50.000 euros para el ex consejero del gobierno catalán Santi Vila, quien no era diputado y dimitió de su cargo el día antes de que el Parlamento catalán realizara la declaración de la independencia el viernes pasado, según la resolución judicial a la que tuvo acceso Telam.

A pesar de que el movimiento independentista esperaba una decisión de este tipo, la resolución judicial fue recibida con gran indignación por la población catalana.

Además de Junqueras, los ex dirigentes enviados a prisión son: Raül Romeva (Asuntos Exteriores), Jordi Turull (Presidencia), Josep Rull (Territorio), Meritxell Borrás (Gobernación), Carles Mundó (Justicia), Dolors Bassa (Trabajo) y Joaquim Forn (Interior).

Vila (Empresa y Conocimiento), quien igualmente ingresará a prisión hasta poder depositar la fianza solicitada, fue el único que respondió a las preguntas de la jueza y del Fiscal durante el interrogatorio.

Tras la orden de la jueza, los dirigentes independentistas fueron traslados de inmediato a las cárceles madrileñas de Estremera y Alcalá Meco. La magistrada consideró que existía un riesgo de reiteración delictiva, de alteración y destrucción de pruebas y destacó que, debido a su alto poder adquisitivo de la mayoría de los imputados, se incrementaba el riesgo de fuga.

En ese sentido, recordó que ‘algunos querellados ya se desplazaron a otros países eludiendo las responsabilidades penales en las que pudieran haber incurrido’, en clara referencia a Puigdemont y los consejeros que están en Bruselas.

  • Desde Bélgica, Puigdemont exigió la “libertad” de los dirigentes arrestados

El destituido ex presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, señaló en un mensaje televisado por TV3 que la situación en Cataluña “ya ha dejado de ser un asunto interno español” tras la decisión judicial de encarcelar a siete ex consellers y el ex vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras por la acusación de sedición, rebelión y malversación en relación al proceso independentista.

Puigdemont, quien se encuentra desde el lunes por la mañana en Bruselas, exigió la libertad de los dirigentes encarcelados, por entender que han sido privados de libertad “por haber cumplido con su programa aprobado en el Parlament”. “Nos espera una represión larga y feroz, la furia está desbocada”, señaló en alusión a la actuación del Gobierno español.

Puigdemont, para quien podría pedirse una orden de captura internacional, también calificó de “muy grave error, un atentado gravísimo a la democracia que rompe sus principios básicos’ la decisión judicial de la Audiencia Nacional, que ha relacionado con una postura del Gobierno que entiende de ‘renuncia al diálogo”.

  • Podemos cuestionó la decisión judicial sobre los independentistas catalanes

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, condenó la prisión incondicional para el exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, y otros siete exconsellers del Govern de Carles Puigdemont, a quienes consideró “presos políticos”.

“Me avergüenza que en mi país se encarcele a opositores. No queremos la independencia de Cataluña pero hoy decimos: libertad presos políticos”, escribió el dirigente en su cuenta de Twitter. “La independencia fue ilegítima e ilusoria. Encarcelar a la oposición política es predemocrático, pirómano y propio de tiempos oscuros. Los representantes democráticos de casi dos millones de catalanes dormirán hoy en la cárcel”, se ha pronunciado en la misma línea Pablo Echenique, secretario de Organización del partido.

“Todos sabemos que la cárcel no arreglará nada. Quiero ganar a los independentistas en las urnas, no convertirles en presos políticos”, coincidió la portavoz de Unidos Podemos en el Congreso, Irene Montero.