Corea del Sur detectó el pasado 20 de enero el primer caso de coronavirus en su país. Tres meses después su cifra de contagiados asciende a las 10.423 personas y los fallecidos suman 204 según las últimas cifras oficiales.

Los números que registra el país asiático contrastan con las más de 15.000 muertes en España, que solo en las últimas 24 horas reportó más del triple de fallecidos desde la aparición del coronavirus (Covid-19).

Las gráficas apuntan a Corea del Sur como la gran excepción mundial y los análisis subrayan su estrategia como la más acertada para combatir una pandemia mundial que va camino de las 100.000 muertes y paralizó la actividad económica y social en casi todo el mundo. Corea, sin embargo, no tuvo que recurrir a confinamientos de la magnitud de los decretados China —que aisló por completo la ciudad de Wuhan durante 76 días— o las cuarentenas impuestas en Francia, Italia o España.

De hecho, el país asiático anunció este jueves solo 39 nuevos casos de Covid-19, la cifra más baja desde finales de febrero cuando alcanzó un pico de 909 positivos diarios.

España, que parece haber superado ya el pico más virulento del brote, sumó este jueves más de 5.750 nuevos contagios a pesar de que el estado de alarma se decretó hace 26 días y los expertos sitúan el período de incubación de la enfermedad entre 1 y 14 días. La actividad productiva no esencial, eso sí, no se detuvo hasta el 31 de marzo (hace menos de 10 días), y se reactivará el lunes 13 de abril según confirmó el Gobierno.

Reactivación del coronavirus

Lejos del optimismo sobre unas cifras que pueden cambiar rápido como está quedando patente en Singapur, las autoridades sanitarias de Corea del Sur están cada vez más preocupadas por el aumento del número de pacientes que volvió a dar positivo en el test del coronavirus después de haber sido diagnosticados y haber superado el confinamiento, según explica The Korean Herald.

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KCDC, por sus siglas en inglés) confirmó que hasta este jueves un total de 74 personas dieron positivo por segunda vez. En lugar de la posibilidad de la reinfección, una opción de la que ya se habló tras casos similares en China pero para la que no existen evidencias científicas según la OMS, se estudia si el coronavirus puede quedar latente en el cuerpo de los contagiados y "reactivarse" más tarde.

"La proporción de pacientes que volvió a dar positivo es muy pequeña, incluso si se detectaran más casos", subrayaba el lunes Kwon Joon-wook, subdirector del KCDC. "Es importante examinar el virus y comprobar la infecciosidad en estos casos", apuntaló. Por eso, Corea anunció que realizará pruebas epidemiológicas en estos casos para descifrar exactamente qué pasó, si existe posibilidad de que el virus se "reactive" o si en realidad los test están generando falsos negativos.


Una investigación publicada a finales de marzo realizado sobre 55 pacientes del hospital de Zhongnan en Wuhan que habían sido dados de alta tras haber superado en teoría el COVID-19 descubrió que 5 de ellos volvieron a dar positivo.

Otro estudio diferente, de la revista Cell Death & Differentiation publicada por Nature Research, explica que las "reactivaciones" pueden sugerir que quizás sea difícil lograr una respuesta inmunológica de eliminación de virus al SARS-CoV-2, al menos en algunos pacientes, y que las vacunas podrían no funcionar en estos individuos. De cualquier manera, son necesarias nuevas investigaciones para alcanzar conclusiones relevantes desde el punto de vista científico.

Actualmente se considera que un paciente se logró curarse cuando dos test realizados en un intervalo de 24 horas muestran resultados negativos. "Existieron muchos casos en los que un paciente durante el tratamiento da resultado negativo un día y positivo al día después", explica Jeong Eun-kyeong, director del KCDC, según declaraciones que recoge Bloomberg.