La tasa de desempleo de Estados Unidos descendió a 10.2% en relación al 11.1% registrado en junio, lo que deja como resultado una desaceleración durante el septimo mes del año de la creación de nuevos puestos laborales a causa del resurgimiento de brotes de coronavirus en estados en los que habían relajado las medidas de confinamiento.

La economía norteamericana, que entró en recesión en febrero, suma un nuevo indicador en rojo, tras haber reportado su mayor golpe en el segundo trimestre, desde la Gran Depresión, con el producto bruto interno (PBI) cayendo 32,9%, el mayor ritmo en al menos 73 años.

Fuente: Reuters

De esta forma, el crecimiento del empleo en Estados Unidos se desaceleró considerablemente en julio con 1,8 millones nuevos puestos laborales, una cifra muy inferior a las de mayo y junio, lo que evidencia que la recuperación de la economía volvió a tambalear en medio del año electoral. 

En este sentido, la baja en la tasa de desocupados se vio nuevamente cuestionada por incluir a los beneficiarios de los cheques de desempleo, número que trepó a 31,3 millones de personas que recibieron la asistencia a mediado del mes pasado.

Además, el Departamento de Trabajo informó que las nóminas no agrícolas aumentaron en 1.763 millones, después del récord de 4.791 millones en junio, lo que reitera el paso en falso producto de la recesión. 

"El motor se ha agotado y la economía está comenzando a desacelerarse", advirtió Sung Won Sohn, profesora de finanzas y economía de la Universidad Loyola Marymount en Los Ángeles a la agencia Reuters, para luego ampliar: "La pérdida de impulso continuará y mi preocupación es que la combinación del resurgimiento del virus y la falta de acción del Congreso realmente podría empujar el empleo a un territorio negativo"

La desaceleración en la contratación desafía las expectativas del mercado de valores estadounidense de una recuperación en forma de V. El índice S&P 500 SPX subió casi un 50% desde su mínimo de marzo. Sin embargo, a medida que los casos de covid-19 caen en espiral y los republicanos y demócratas discuten sobre otro paquete de estímulo, los economistas corrigen los pronóstico y ya ven una recuperación en forma de W.

El retroceso del mercado laboral es más una mala noticia para el presidente Donald Trump, que está segundo en las encuestas de opinión detrás del ex vicepresidente Joe Biden, señalado como el candidato del Partido Demócrata para las elecciones del 3 de noviembre.