El Congreso de Estados Unidos se aprestaba a votar un plan de rescate sin precedentes de dos billones de dólares, para asistir a trabajadores, empresas y al sistema de salud, afectados por la creciente pandemia de coronavirus.

El plan establece el pago de un cheque mensual de USD1.200 a cada ciudadano adulto que cobre menos de USD75 mil al año, más una asignación mensual de USD500 por cada hijo.

El paquete de rescate impulsado por el presidente Donald Trump, incluirá pagos directos a la mayoría de los estadounidenses, ampliará las prestaciones por desempleo y habilitará un programa de USD367.000 millones para que los pequeños negocios sigan pagando los salarios mientras los trabajadores se ven obligados a quedarse en casa.

También contempla un fondo de rescate a través de una línea de avales para préstamos a empresas en dificultades por importe de hasta USD500.000 millones, incluyendo una línea de asistencia de hasta USD50.000 millones para ayudar a las aerolíneas estadounidenses, uno de los sectores más castigados por la caída de la demanda y por las restricciones impuestas para contener la epidemia.

El paquete, es el mayor rescate económico de la historia de Estados Unidos y pretende servir de paracaídas durante semanas o meses ante una pandemia que empuja la economía hacia La recesión y podría cobrar un alto precio entre la población.

"Al pueblo estadounidense le decimos: está en camino una ayuda rápida y de gran magnitud", declaró el líder de la oposición demócrata en el Senado, Chuck Schumer, a la cadena CNN, luego de una extensa negociación con funcionarios y legisladores republicanos.

La presidenta de la cámara baja, Nancy Pelosi (demócrata), afirmó en un comunicado que el acuerdo "hace mucho por satisfacer las necesidades del pueblo estadounidense" aunque no llegó a respaldarlo por completo. "Los demócratas en la cámara ahora revisarán los detalles y el texto legislativo del acuerdo para decidir los pasos a seguir", añadió Pelosi. 

"Tras días de intensas negociaciones, el Senado ha alcanzado un acuerdo bipartidista sobre un paquete histórico de ayudas para esta pandemia", dijo el líder de la mayoría en el Senado, el republicano de Kentucky Mitch McConnell, que fue uno de los negociadores clave. "Llevará con rapidez nuevos recursos al frente de la lucha sanitaria en nuestro país. Inyectará billones de dólares de efectivo en la economía tan rápidamente como sea posible para ayudar a los trabajadores estadounidenses, las familias, pequeños negocios e industrias a atravesar este revés y llegar al otro lado, listos para crecer".

Uno de los puntos en discusión, reclamado por los demócratas, es la exclusión del otorgamiento de fondos de ayuda de las empreas pertenecientes al presidente Trump.

La pandemia de coronavirus ha infectado a más de 436.000 personas y ha causado más de 19.600 muertes.