Estados Unidos reveló que está trabajando con otros países para crear un fondo de 10.000 millones de dólares, con el fin de ayudar a un futuro nuevo gobierno en Venezuela a reconstruir su capacidad de comerciar con el mundo.

El secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, hizo el anuncio en declaraciones a un reducido grupo de periodistas al concluir su participación en la reunión de primavera del Fondo Monetario Internacional ( FMI) y el Banco Mundial (BM), según el diario The Wall Street Journal.

"Vamos a trabajar para intentar formar un consorcio de alrededor de 10.000 millones de dólares en financiación de comercio que estarían disponibles para el nuevo gobierno, para espolear el comercio", afirmó Mnuchin, según informó la agencia de noticias EFE.

De la reunión de ministros de Finanzas participaron Argentina, Brasil, Francia y Alemania

El titular del Tesoro no precisó qué otros países planean contribuir a esa medida, pero Estados Unidos participó en una reunión sobre cómo apoyar la recuperación económica en Venezuela junto a ministros de finanzas de Argentina, Brasil, Francia, Alemania, Japón, el Reino Unido y otros, recuerda el Journal.

Mnuchin también aseguró que había comenzado conversaciones con el FMI y el BM sobre la posibilidad de que proporcionen apoyo financiero a Venezuela.

Sin embargo, las reglas del Fondo impiden que el organismo ofrezca esa asistencia al líder opositor Juan Guaidó, proclamado presidente encargado por la Asamblea Nacional en enero pasado, tras declarar ilegítimo el nuevo mandato de Nicolás Maduro, mientras no haya consenso entre sus miembros sobre si le reconocen.

Más de 50 países, entre ellos Estados Unidos, reconocieron a Guaidó como presidente interino de Venezuela, pero algunas naciones poderosas, como Rusia y China, siguen respaldando a Maduro.

"Solo podemos dejarnos guiar por los miembros, no es una cuestión de que nosotros decidamos. Tiene que ser una amplia mayoría de nuestros miembros la que reconozca diplomáticamente a las autoridades que contemplan como legítimas", dijo la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, en una conferencia de prensa.

"Hay algunos miembros examinando su posición, y en cuanto eso ocurra y podamos identificar a las autoridades, estamos preparados para actuar, y desplegar todos nuestros recursos si se nos pide ayudar, junto con otros" organismos, añadió.

Lagarde dijo esta semana en una entrevista que una vez concluya la actual crisis política, " Venezuela necesitará una ayuda enorme" para superar su situación económica, con una contracción estimada para 2019 del 25% y una inflación acelerada.

En tanto, Guaidó, descartó la posibilidad de recurrir a una intervención militar extranjer. "El único que puede autorizar una misión e intervención extranjera es el parlamento nacional" y "esto elimina cualquier posibilidad de intervención militar", dijo Guaidó en una entrevista publicada por el diario Clarín.

"Nosotros nunca hemos puesto la opción militar sobre la mesa" sino que "hemos hablado de cooperación internacional", sostuvo el presidente de la Asamblea Nacional (AN, parlamento). "No puede haber una intervención militar pero sí cooperación internacional", subrayó.