Hay un 50% de probabilidades de que la economía de Estados Unidos caiga en recesión por el endurecimiento de las políticas monetarias por la alta inflación, según estima el director general del banco de inversión Morgan Stanley, James Gorman.

A pesar del pronóstico fifty-fifty, el ejecutivo aclaró que "es poco probable que en esta etapa se entre en una recesión profunda o prolongada".

Gorman consideró que la Reserva Federal de Estados Unidos (FED, por sus siglas en inglés) reducirá la inflación en el país, que trepó a más del 8,6% anual en mayo, la tasa más alta de los últimos 40 años.

Inflación en EEUU

"No creo que estemos cayendo en un gran agujero en los próximos años. Creo que eventualmente la FED controlará la inflación", sostuvo el empresario durante una conferencia financiera organizada por su banco.

Sin embargo, aseguró que la FED esperó demasiado para subir las tasas de interés y esa actitud da menos margen de maniobra en caso de que comience una recesión. Se espera que la FED suba la tasa en 0,75 esta semana, o incluso en las próximas horas.

Récords de precios

El analista económico de The Wall Street Journal, Nick Timiraos, publicó un nuevo informe que muestra una vista previa al encuentro de la Reserva Federal (FED) de mañana. "Es probable que una serie de preocupantes informes sobre la inflación en los últimos días lleve a los funcionarios de la Reserva Federal a un aumento de los tipos de interés de 0,75 puntos porcentuales, mayor de lo esperado en su reunión de esta semana", escribió.

Por su parte, en una línea similar a la Argentina —que tuvo un pico histórico en marzo—, la inflación en EEUU marcó en mayo su récord en 41 años: el Índice de Precios al Consumidor (IPC) en los Estados Unidos registró una tasa interanual del 8,6% en mayo, su máximo desde diciembre de 1981. Esto provocó grandes pérdidas en la Bolsa.

Tras desacelerase a 8,3% en abril y luego del pico de 8,5% en marzo, el índice inflacionario en  Estados Unidos volvió a alcanzar un nuevo máximo, al tiempo que la comparación mensual se situó en 1%, siete décimas más que el mes previo y por encima de todas las estimaciones.

Futuro incierto

Para el director general de Morgan Stanley, la situación de EEUU se define así: "Estamos en este momento en una especie de Brave New World (una referencia a Un mundo feliz, la novela de Aldous Huxley) y no creo que haya nadie en esta sala que pueda predecir con precisión dónde estará la inflación dentro de un año".

Durante la semana pasada, la secretaria del Departamento del Tesoro, Janet Yellen, admitió que en su país "hay un riesgo de recesión". Pero la funcionaria explicó que, hasta el momento, "ningún elemento indica que una recesión se avecine".

En tanto, el rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense a dos alcanzaron su nivel más alto desde 2007 y por primera vez desde abril superó la tasa a 10 años, algo que podría indicar una recesión inminente.

Argentina, por su parte, tendría este año la inflación más alta desde 1991: se estima que la suba del IPC podría ser cercana al 70% para fines de 2022. Si bien se trata de un país con alta inflación desde hace décadas, el contexto internacional —pandemia, guerra y crisis de los combustibles— no hizo más que empeorar un panorama ya crítico para la economía.

Estados Unidos no es el único país en riesgo de una fuerte crisis. La economía británica volvió a contraerse en abril, y un poderoso grupo de empresarios alertó que Reino Unido está a las puertas de una recesión: la Confederación de Industrias Británicas (CBI), que redujo su pronóstico de crecimiento económico para el país, alertó al gobierno que debe tomar medidas vitales para evitar la recesión que se avecina.