A tres meses del asesinato de George Floyd que desató una ola de protestas antirracistas en todo Estados Unidos, las imágenes de cómo un policía blanco acribilla a un hombre negro desarmado frente a su familia desató manifestaciones, disturbios y llevó hoy a las autoridades de Wisconsin a declarar un toque de queda y llamar a la Guardia Nacional.

El video del acribillamiento se volvió viral de inmediato: un grupo de policías avanza alrededor de un hombre negro claramente desarmado que se acerca a su camioneta y, pese a los gritos de los oficiales, abre la puerta del conductor e intenta ingresar.

En ese momento, uno de los policías, de clara tez blanca, le dispara siete tiros por la espalda, mientras su pareja, desde la calle, grita y llora desesperada para que se detenga.

El hombre, identificado por las autoridades como Jacob Blake, está muy grave pero estable en terapia intensiva y, según el abogado de la familia, Ben Crump, dentro de la camioneta cuando la policía disparó estaban los hijos de 3, 5 y 8 años de la pareja, informó el canal de noticias CNN.

Wisconsin: 29 year old Jacob Blake was shot - while walking away from Kenosha Police. His 3 sons were in the SUV. His crime: eyewitnesses say he broke up a fight between two women. CBS46

Publicado por Shon Gables CBS46 en  Lunes, 24 de agosto de 2020

La viralización del video desató protestas este lunes en Kenosha, Wisconsin, y ante el temor de una nueva ola de manifestaciones y disturbios masivos como los de Minneapolis en mayo, tras el asesinato de Floyd, las autoridades ya decretaron un toque de queda nocturno para esta noche y la de mañana.

Hasta la madrugada del lunes, la ciudad vivió fuertes disturbios. Alrededor de las 10 de la noche, hora local, miles de manifestantes marcharon hacia el Edificio de Seguridad Pública de Kenosha coreando "Sin justicia, no hay paz".

Una hora más tarde un camión municipal de recolección de basuras, colocado para impedir el paso hacia la jefatura de policía, quedó envuelto en llamas mientras la Policía disparaba granadas de gas lacrimógeno.

Algunos manifestantes también rompieron los cristales de algunos comercios y quemaron vehículos que estaban estacionados en la calle. En tanto, la policía instó a los negocios que abren las 24 horas a considerar un cierre debido a las "numerosas" denuncias sobre robos a mano armada y disparos.

Prendieron fuego un camión de basura

Los agentes utilizaron gases lacrimógenos para tratar de dispersar a los cientos de manifestantes que desafiaron el toque de queda.

El alcalde de Kenosha, John Antaramian, además, llamó a la Guardia Nacional para reforzar a la Policía municipal y "proteger la infraestructura crítica y las instituciones culturales, según explicó el gobernador de Wisconsin, Tony Evers, en un comunicado difundido a la prensa.

"Si bien aún no tenemos todos los detalles, lo que sabemos con certeza es que no es el primer hombre o persona de raza negra que ha sido baleado, herido o asesinado sin piedad a manos de individuos de las fuerzas del orden en nuestro estado o en nuestro país", escribió.

Los agentes implicados todavía no fueron identificados

Dos de los policías que habían llegado al barrio de Blake por una denuncia de violencia doméstica, incluido el que le disparó siete veces en la espalda, ya fueron suspendidos mientras la fuerza investiga lo que sucedió. Sus nombres no fueron dados a conocer todavía, y el Departamento de Justicia de Wisconsin inició una investigación del incidente.