El hombre que irrumpió en un bar en Thousand Oaks, California (EE.UU.), y abrió fuego indiscriminadamente contra un centenar de clientes matando a trece personas, incluido un agente de seguridad, y dejando a veinticinco heridos la noche del miércoles, es un antiguo soldado de 28 años, según informó el sheriff del condado de Ventura, Geoff Dean, a los periodistas.

El autor del tiroteo, que presuntamente se habría suicidado tras ejecutar 30 disparos contra la sala repleta de gente, ha sido identificado como Ian David Long, un veterano de guerra que había servido en el cuerpo de élite de los infantes de la Marina de Estados Unidos.

A juzgar por las explicaciones del sheriff se sospecha que el exmarine podría sufrir un trastorno de estrés postraumático. "Hemos tenido muchos contactos con el señor Long a lo largo de los años por incidentes menores", señaló Dean. El pasado abril, la policía fue a su casa donde estaba comportándose de forma "irracional", lo que llevó los expertos policiales a atribuirlo a trastornos psicológicos, añadió el jefe de la policía.

El presidente Donald Trump lamentó el ataque y, a través de su cuenta de Twitter, agradeció a la policía por su rápida respuesta a la emergencia, en la que murió el primer efectivo policial en acudir al lugar.