El ex vicepresidente catalán Oriol Junqueras, quien se encuentra en prisión preventiva por el proceso de secesión de Cataluña, pidió ser excarcelado tras acatar la intervención de la norteña región y comprometerse a defender la vía independentista desde "el diálogo y la negociación".

La defensa de Junqueras y de otros ex miembros del gobierno catalán cesado presentó un escrito ante el Tribunal Supremo español solicitando su puesta en libertad alegando que todos ellos tienen derecho a participar de la campaña electoral de las elecciones del 21 de diciembre.

La solicitud llega pocos días después de que el juez del Supremo Pablo Llarena asumiera toda la investigación por delitos de rebelión, sedición y malversación en relación con el proceso catalán.

El hecho de que Llarena haya dejado en libertad provisional a los acusados del parlamento catalán en esta misma causa disparó la expectativa de que una vez unificada la investigación y bajo los mismos criterios, es decir, que los dirigentes independentistas acaten la ley, pudieran obtener un trato más favorable y salir de prisión.

En su petición, el letrado afirma que tanto Junqueras como Raül Romeva, Carles Mundó y Dolors Bassa, "aceptaron y aceptan la aplicación del artículo 155 desde la más profunda discrepancia política y jurídica", según la prensa local.