Los restos del dictador español Francisco Franco fueron exhumados ayer del Valle de los Caídos, su mausoleo durante casi 44 años, e inhumados en una tumba más discreta cerca de Madrid, en un paso histórico para la democracia española que reflotó divisiones en torno a su figura y legado.

El féretro con los restos salió de la Basílica del Valle de los Caídos en los hombros de sus familiares, quienes, pese a las advertencias del gobierno contra la reivindicación de la figura del dictador, lo vitorearon públicamente al grito de "íViva Franco! íViva España!", en una imagen polémica e incluso hiriente para las víctimas del franquismo.

Las labores de exhumación comenzaron por la mañana con la retirada del bloque de hormigón que cubría la tumba, un procedimiento que se llevó a cabo al resguardo de las cámaras de televisión, que siguieron todo el operativo desde la puerta del recinto monumental, a donde se acercaron una veintena de nostálgicos del franquismo.

Ver más productos

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

La devoción del Papa por la Virgen.

La devoción del Papa por la Virgen

Ver más productos