La presidenta del Partido de los Trabajadores de Brasil, Gleisi Hoffmann, pidió la destitución del mandatario ultraderechista Jair Bolsonaro por emplear un órgano gubernamental para proteger a uno de sus hijos, acusado de corrupción.

En la red social Twitter, la diputada calificó de comprometido el uso por parte del gobernante de la Agencia Brasileña de Inteligencia (ABIN) para auxiliar la defensa del imputado senador Flávio Bolsonaro.

"Gravísima la denuncia de que la ABIN presentó informes a los abogados de Flávio Bolsonaro para solicitar la anulación del caso Queiroz", escribió Hoffmann en el servidor para microblogging.

Manifestó que "el presidente está usando la agencia nacional de inteligencia para ayudar a su hijo investigado. Esa es razón más que suficiente para el impeachment (destitución)", remarcó.

Al menos cuatro partidos opositores pidieron a la Fiscalía General que investigue si la ABIN ayudó en la defensa al descendiente del jefe de Estado.

La solicitud fue presentada por los partidos de los Trabajadores, Socialista Brasileño, Socialismo y Libertad, y Novo.

Tal demanda se basa en un reportaje de la revista Época, según el cual la ABIN auxilió al legislador para preparar su defensa en un caso de desvío de dinero público que lo persigue desde su etapa de diputado en Río de Janeiro.

Se sospecha que Flávio Bolsonaro dirigió un esquema de corrupción y se benefició de la devolución de parte de los sueldos de su oficina cuando todavía era representante estatal del 2003 al 2019.

De acuerdo con la Fiscalía, el expolicía Fabrício Queiroz, arrestado en junio, sería el operador del plan.

El caso salió a la luz a finales de 2018, después de que el organismo de control de movimientos financieros (COAF) descubriera giros atípicos millonarios en 2016 y 2017 en una cuenta bancaria de Queiroz, exconsejero de Flávio Bolsonaro.

La Fiscalía procura aclarar si el entonces diputado contrataba a amigos o familiares como asesores para después exigirles que depositaran en sus cuentas parte de su mensualidad, práctica conocida en Brasil como rachadinha.

El reportaje de Época revela que agentes de la ABIN, un servicio de espionaje del Estado, prepararon algunos pliegos con instrucciones para la defensa del senador. De acuerdo con Enio Verri, líder del PT en la Cámara de Diputados, se trata de 'una denuncia muy grave y muestra lo que es el Gobierno de Bolsonaro, que es de su familia y para su familia'.

El Ministerio Público de Río de Janeiro denunció por supuesto delito de corrupción a Flávio Bolsonaro, y solicitó que pierda su banca si resulta condenado.

En la imputación presentada ante la Corte de Justicia de Río de Janeiro, se exige el pago de una indemnización por algo más de 6,1 millones de reales (1,1 millones de dólares) a favor de ese Estado, por los daños causados por los supuestos delitos de organización para delinquir, malversación de fondos, asociación y blanqueo de capitales.