El Tribunal Constitucional de Sudáfrica condenó al expresidente Jacob Zuma a 15 meses de prisión por desacato, por haberse negado repetidamente a cumplir con las citaciones judiciales que lo obligaban a declarar en investigaciones de corrupción.

El exmandatario solo se presentó una vez ante la comisión investigadora, para luego ignorar numerosas convocatorias posteriores, argumentando razones médicas o que estaba preparando su defensa para otros casos, informó Deutschw Welle.

En un duro veredicto, leído en la sede del máximo tribunal sudafricano en Johannesburgo por la juez Sisi Khampepe, el Constitucional destacó que Zuma buscó minar la autoridad del Poder Judicial y que no queda más opción que enviar un "mensaje rotundo" para garantizar el imperio de la ley y la confianza de la sociedad en los tribunales. "El Tribunal Constitucional solo puede concluir que Zuma es culpable de desacato a la justicia", resumió Khampepe.

Acusaciones

"No me queda otra opción que enviar a Zuma a prisión, con la esperanza de que con ello se envíe un mensaje claro: que el Estado de derecho y la justicia deben prevalecer", agregó. Zuma, según el dictamen, deberá entregarse a la Policía en un plazo de cinco días y, de lo contrario, el tribunal indicó que el Ejecutivo, a través del Ministerio de Seguridad, deberá asegurar que se cumplen las órdenes.

Zuma, de 79 años, se enfrenta varios cargos de fraude, corrupción y crimen organizado, relacionados con la compra, en 1999, de equipamiento militar a cinco empresas europeas de armamento, cuando era vicepresidente del país. El expresidente dirigió el país entre 2009 y 2018 y se vio obligado a renunciar tras una serie de escándalos.