La red social Facebook podría imponer una prohibición de anuncios políticos los días previos a las elecciones estadounidenses en noviembre.

La posible prohibición aún está en discusión y no se ha decidido, dijeron a la agencia Bloomberg fuentes que pidieron no ser nombradas debido a que se trata de políticas internas. La interrupción de los anuncios podría servir como defensa contra el contenido engañoso relacionado con las elecciones, que se extiende ampliamente a medida que la gente se prepara para votar.

Aun así, también existe la preocupación de que una suspensión publicitaria podría perjudicar las campañas de salir a votar o limitar la capacidad de un candidato para responder ampliamente a las noticias de última hora o a nueva información.

Facebook no verifica los anuncios de los políticos o sus campañas, un punto de discusión para muchos legisladores y defensores, quienes dicen que la política se traduce en que los anuncios en la plataforma podrían usarse para difundir mentiras y desinformación.

El gigante de las redes sociales ha sido criticado en las últimas semanas por grupos de derechos civiles que dicen que no hace lo suficiente por eliminar las iniciativas para limitar la participación de los votantes. Una reciente auditoría de la compañía encontró que  Facebook no hizo cumplir sus propias políticas de supresión de votantes en mensajes del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.