El Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil aprobó por siete votos a cuatro una tesis que podría llevar a anular varias condenas de la llamada operación Lava Jato, entre ellas una que afecta al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Los ministros votaron por la interpretación de que el acusado debe conservar el derecho de hablar después de su denunciante, algo previsto en la legislación pero que no fue respetado en el marco de la ofensiva judicial llevada adelante por el hoy ministro de Justicia de Brasil, el ex juez Sergio Moro.

El presidente del STF, Antonio Dias Toffoli, defendió que los plazos que corren para la defensa de los acusadores y acusados deben ser sucesivos. En tal sentido, "para que el delatado pueda confrontar todas las pruebas y las acusaciones de los colaboradores" con la justicia, los imputados en los casos de la Lava Jato deberían tener la última palabra antes que se dicte sentencia para poder defenderse, y no como ocurría hasta ahora, cuando no podían responder las denuncias de quienes los delataban a cambio de beneficios penales.

El 26 de septiembre último, seis de los 11 ministros del STP infligieron una insospechada derrota a la operación Lava Jato y votaron a favor de la tesis. Sin embargo, el juicio no concluyó ese día y debió reanudarse ayer por orden de Dias Toffoli.

El fallo fue respecto de un habeas corpus presentado por un ex gerente de la estatal Petrobras, Márcio de Almeida Ferreira, que argumentó que el criterio procesal que establece que los delatados hablan después de los delatores no fue respetado en el juicio donde fue condenado, con lo que no tuvo derecho a una plena defensa. El STF ya aprobó en agosto un habeas corpus similar y anuló por primera vez una condena de Lava Jato: la del ex presidente de Petrobras Aldemir Bendine, que había sido sentenciado por Moro a prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero, por recibir millonarios sobornos de Odebrecht.

La defensa de Lula, quien cumple una pena de prisión desde el 7 de abril de 2018, presentó un habeas corpus ante el STF e invocó que el fundador del Partido de los Trabajadores sufrió las mismas limitaciones a su derecho de defensa por las que la corte superior derogó la condena impuesta a Bendini.

Los ministros reanudarán hoy la sesión, y todo indica que tratarán de limitar el alcance del fallo, que podría derivar en la anulación de 32 sentencias que implican a 143 de los 162 condenados hasta el momento.