El fiscal general de Rusia, Yuri Chaika, llamó a sus subalternos a controlar todo el proceso de las elecciones municipales del próximo 8 de septiembre en Moscú y a reprimir con dureza y por todos los medios nuevas protestas que se realicen sin estar autorizadas.

"Durante la preparación y la celebración de las elecciones deben ser tomadas medidas efectivas para organizar el control de éstas. Es de especial importancia que los sucesos recientes de Moscú no vuelvan a repetirse", afirmó durante una reunión de la entidad, según la agencia rusa Interfax.

El fiscal llamó a sus subalternos a "reprimir con dureza las violaciones de la ley que prohíbe manifestaciones no autorizadas, utilizando todos los instrumentos" a su disposición.

El sábado último se realizó en Moscú una protesta no autorizada durante la cual miles de personas salieron a manifestarse a la calle para quejarse por la negativa de las autoridades electorales a registrar a 57 candidatos opositores para los comicios municipales.

Durante la manifestación se produjo una dura represión policial y fueron detenidas más de 1400 personas.

El primer fiscal general adjunto, Alexandr Buksman, también se sumó al llamamiento de su superior, expresando que los "fiscales deben responder firmemente a las acciones de los organizadores y participantes en las acciones públicas ilegales y no autorizadas", recogió la agencia de noticias EFE.

Según Buksman, los recientes sucesos en Moscú apuntan a la necesidad de corregir las medidas de control de la preparación y la celebración de las elecciones.

Además, convocó a reaccionar oportunamente a las violaciones de los derechos electorales de los ciudadanos, y utilizar para ello "todo el arsenal de medidas".

Varios líderes de la oposición extraparlamentaria rusa, fueron condenados a penas de arresto de entre 7 y 30 días.