La Fiscalía turca presentó cargos contra seis funcionarios del consulado de Arabia Saudí por el asesinato del periodista opositor saudí Jamal Khashoggi, según informó el periódico Sabah y reprodujo el sitio web Sputnik.

La Fiscalía exige cadena perpetua para dos acusados y hasta cinco años de prisión para otros cuatro, si bien no se precisa si los imputados ya figuraban entre los enjuiciados en Turquía en el marco del mismo caso.

Khashoggi, columnista de The Washington Post, desapareció a principios de octubre de 2018 tras ingresar en el Consulado saudí en Estambul, adonde había ido para recoger varios papeles.

Mientras el Consulado insistía en que el periodista había salido de la sede diplomática, el diario estadounidense fue el primero en afirmar, citando a fuentes propias, que en realidad fue torturado, asesinado y descuartizado.

Luego, ante las presiones de la comunidad internacional, Arabia Saudí admitió que Khashoggi falleció en el Consulado.

De acuerdo con la investigación de Riad, el periodista fue asesinado por agentes de inteligencia saudí que debían repatriarlo pero "abusaron de sus poderes".

En diciembre de 2019, un tribunal saudí condenó a muerte a cinco sospechosos del asesinato y encarceló a otros tres por un total de 24 años.

También en Turquía se presentaron cargos oficiales contra una veintena de ciudadanos saudíes sospechosos de estar involucrados en el asesinato de Khashoggi, entre ellos asesores del príncipe heredero saudí.

EEUU y Canadá sancionaron a 17 nacionales saudíes sospechosos de estar implicados en el asesinato de Khashoggi, en tanto Francia y Alemania prohibieron la entrada a 18 ciudadanos de Arabia Saudí.