La presidenta el Parlamento catalán, Carme Forcadell, renunció a ser nuevamente la segunda autoridad institucional de la región por consejo de sus abogados, que consideran que mantenerse en el puesto podría complicar su situación judicial.

"Un nuevo momento político requiere una figura libre de procesos judiciales", manifestó a la prensa Forcadell, acusada de rebelión, malversación, sedición y de haber facilitado en la Cámara la votación de la declaración de independencia de Cataluña.

La política de 62 años, integrante de ERC (Izquierda Republicana de Cataluña) presidía el cuerpo legislativo desde octubre de 2015.

Sus declaraciones llegaron en medio del intento de varios de sus aliados independentistas, detenidos o exiliados por las mismas causas judiciales, de asumir otros puestos directivos.

El ex presidente del Parlamento, Carles Puigdemont, está exiliado en Bruselas para evitar su detención y pretende ser investido a la distancia para liderar por segunda vez el gobierno regional.

Los comicios regionales de diciembre, convocados por España tras la declaración unilateral de independencia, fueron ganados por el partido unionista Ciudadanos (36 escaños de 135), pero la mayoría absoluta la obtuvieron los tres partidos independentistas (JxCat, ERC y CUP), que aliados conforman un grupo de 70 diputados.

JxCat y ERC pactaron ayer el control de la Mesa (órgano de dirección) del próximo Parlamento y acordaron impulsar la investidura de Puigdemont a la distancia, por vía telemática (Skype) o por delegación (que otro diputado lea su discurso).

Sin embargo, expertos en materia judicial del Parlamento catalán coinciden en que la investidura del nuevo presidente desde ser presencial y personal.

Asimismo, el gobierno central español concluyó que el reglamento del Parlament no contempla la investidura de ningún presidente a distancia.

El mismo argumento utilizó ayer Junqueras para que el Tribunal Supremo lo autorice a asistir al plenario de constitución del Parlamento a asumir su banca.

Entre tanto, la crisis catalana ya produjo un descenso medio del 9,6% de los ingresos turísticos, concentrado en Barcelona, en octubre y noviembre, y del 15% en diciembre, explicó José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo de Exceltur.

El turismo representa el 11,5% del Producto interior bruto (PIB) español, con 134.000 millones de euros. En 2016 España recibió 75,6 millones de turistas.Cataluña sigue siendo la región española que más turismo recibe, seguida de la islas Baleares y de las islas Canarias.