La Autoridad de la Competencia de Francia multó a Google con 220 millones de euros (267 millones de dólares) por favorecer sus propios servicios en el sector de la publicidad en línea.

El regulador de la competencia francés dijo que el gigante de Internet abusó de su posición dominante en el mercado publicitario al otorgar un trato preferencial a su servidor de publicidad y su casa de subastas de anuncios en línea: Google Ad Manager.

Estas prácticas "son particularmente serias porque penalizan a los competidores de Google en el mercado de SSP (plataformas de venta) y a los editores de sitios y aplicaciones móviles", dijo el organismo de control francés en un comunicado.

"Entre estos, los grupos de prensa, incluidos los que estaban en el origen del recurso presentado a la Autoridad, se han visto afectados mientras que su modelo económico se ve fuertemente debilitado por la disminución de las ventas de suscripciones en papel y la disminución de los ingresos publicitarios asociados", añadió.

Compromiso

El organismo de control francés comenzó a investigar las prácticas de Google en 2019 después de que tres grupos de medios, News Corp, el diario francés Le Figaro y el belga Groupe Rossel, acusaran a Google de tener un monopolio sobre las ventas de anuncios en línea.

Google no refutó los hallazgos y prometió mejorar la interoperabilidad de sus servicios de Google Ad Manager para terceros y terminar las prácticas que favorecen sus propios servicios, señaló el organismo de control en el comunicado.

"La decisión de multar a Google es particularmente significativa, ya que es la primera en todo el mundo en abordar los complejos procesos algorítmicos" para las subastas que determinan la publicidad en línea, dijo Isabelle de Silva, directora del regulador francés.