Las autoridades sanitarias de Francia afirmaron que "no ha llegado" una segunda ola de contagios hasta ahora y que se debe esperar el próximo fin de semana para realizar una evaluación y ver el efecto de la pandemia en el país, el cuarto más afectado de Europa.

Después del cierre de 70 colegios, en los que se detectaron casos de coronavirus en la primera semana de flexibilización del confinamiento impuesto para contener la pandemia, la directora general de la Salud Pública de Francia, Geneviève Chêne, aseguró que no había "señal de reanudación de la epidemia", pero pidió precaución "porque el virus sigue ahí".

Según Chêne, es necesario esperar hasta el final de la semana próxima para saber si las infecciones comienzan a aumentar nuevamente.

"Entonces sabremos si todas las medidas tomadas tuvieron el impacto esperado para controlar la epidemia ", explicó la funcionaria.