"El primer trimestre de 2021 seguirá siendo difícil para la economía francesa", aseguró el ministro de Finanzas del país, Bruno Le Maire, en un evento organizado por la agencia Reuters, en el que ratificó la continuidad de las ayudas estatales a empresas y trabajadores.

No obstante el funcionario recalcó que "estoy seguro de que la segunda parte de 2021 será muy buena para la economía francesa", a lo que agregó que "la previsión de un crecimiento del 6% este año no está fuera de nuestro alcance, pero debemos mantener la cautela".

El ministro anticipó que "mientras dure la crisis seguiremos apoyando a los sectores afectados por ella", y que "una vez superada la crisis, tendremos que pensar en la restauración de unas finanzas públicas saneadas".

En ese contexto el gobierno francés anunció que el Estado continuará pagando parte de los sueldos privados, a lo que se le sumará ayuda para el pago de cargas fijas como alquileres, tasas, etc. También habrá ayudas por hasta 200 mil euros para los vinicultores que perdieron más del 50% de sus ingresos por la aplicación de aranceles por parte de Estados Unidos.

Al respecto, dijo que "las sanciones comerciales están a la cabeza de mi agenda con la nueva administración estadounidense", y adelantó que si bien "no tengo ninguna señal de la nueva administración de los Estados Unidos, viajaré a Washington lo antes posible".

La idea del funcionario es negociar no sólo los temas arancelarios, sino la aplicación de un impuesto digital internacional a los grandes imperios tecnológicos como Google, Facebook, Amazon y Apple.

Volviendo a las medidas, el gobierno francés dará un año más de plazo para devolver préstamos al estado por parte de las empresas que requirieron asistencia, sin distinción de rubro, tamaño ni número de empleados.

No obstante, Le Maire recalcó la necesidad de "implementar una estrategia muy clara para reducir la deuda pública", aunque volvió a ratificar que el momento para ese tipo de políticas "llegará cuando haya pasado la crisis".

Pero no perdió la oportunidad de marcar uno de los puntos clave por donde pasará la estrategia económica post pandemia: "En Francia, necesitamos una reforma de las pensiones en aras de restaurar unas finanzas públicas saneadas y por la justicia social".

En el mismo evento, la titular del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, aseguró que "Cómo se desarrollará la vacunación, cómo de rápido y de eficazmente podemos avanzar va a ser de una importancia crítica cuando miramos a la evolución económica y a las previsiones".

La funcionaria destacó la influencia que tendrá en la recuperación la forma en la que se implementarán los programas europeos, como el fondo 'Next Generation UE'.