El papa Francisco lamentó la "violencia inhumana" en Afganistán, tras el atentado que el sábado dejó casi 100 muertos en la capital Kabul, y convocó al celebrar el tradicional Ángelus en Plaza San Pedro a rezar "por todos los que continúan trabajando para construir la paz" en el país asiático.

El sábado, un miliciano talibán detonó una ambulancia cargada de explosivos en una plaza del centro de la capital de Afganistán cercana a la sede de los servicios de inteligencia, y al menos 95 personas murieron y 151 resultaron heridas, según informaron las autoridades afganas.