La tasa de desempleo en Brasil aumentó a 12,9% y afectaba a 12,7 millones de personas en el trimestre marzo-mayo, cuando los efectos de la pandemia provocaron la pérdida de 7,8 millones de puestos de trabajo, en su mayoría informales, informaron fuentes oficiales.

Comparada con el trimestre anterior, diciembre-febrero (11,6%), la tasa de desempleo registró un aumento de 1,3 puntos porcentuales, precisó el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

"Es una reducción inédita en el estudio y afecta principalmente a los trabajadores informales. De la caída de 7,8 millones de personas ocupadas, 5,8 millones eran informales", afirmó la analista del IBGE Adriana Beringuy.

El nivel de ocupación (entre las personas con edad de trabajar) alcanzó un mínimo de 49,5%, menor valor de la serie, iniciada en 2012.

El IBGE realiza sus informes con consultas directas sobre la situación de miles de domicilios, lo cual permite evaluar el nivel de la informalidad.

El gobierno estudia prorrogar el auxilio que paga desde abril a los trabajadores informales y a las familias más sumergidas, una partida mensual de 600 reales (USD 111 al cambio actual) que puede llegar a los 1.200 reales en caso de jefas de hogar sin ingresos.

Con las medidas de aislamiento social adoptadas por varios estados brasileños para contener la propagación del virus, 1,2 millones de trabajadores domésticos salieron del mercado de trabajo, precisó el IBGE, que estima el contingente total de esta categoría en 5 millones de trabajadores.