El presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, reconoció ayer que 110 niñas desaparecidas tras un ataque lanzado por Boko Haram a una escuela secundaria hace una semana están "secuestradas" por ese grupo yihadista y prometió que serán "rescatadas o liberadas de forma segura".

Tras una serie de confirmaciones y desmentidas, el mandatario africano admitió por primera vez el secuestro masivo perpetrado en la localidad de Dapchi, en el estado nororiental de Yobe, por Boko Haram, que recuerda a otro de más de 200 chicas ocurrido en 2014, por el que los yihadistas se hicieron conocidos mundialmente.

Boko Haram, que irrumpió en Nigeria en 2009 y que desde entonces mató a miles de personas en su objetivo de imponer un califato, atacó el lunes pasado una escuela secundaria, lo que provocó la huida de cientos de alumnas y docentes.

Tras saberse que muchas de las chicas se encontraban con paradero desconocido, se dispararon los temores de que los yihadistas hubieran vuelto a secuestrar a numerosas chicas.

En abril de 2014, Haram secuestró a más de 200 chicas de una escuela secundaria de la ciudad de Chibok, en el estado de Borno, de las que 112 permanecen aún en cautiverio.

En un encuentro con un grupo de rehenes liberados recientemente por Boko Haram, Buhari dijo: "He pedido a las agencias de seguridad que se aseguren de que todas las personas secuestradas, incluidas las niñas de Dapchi, sean liberadas de forma segura".

"Mi gobierno valora las vidas de los seres humanos, especialmente las de sus ciudadanos", agregó el mandatario, informó la radio estatal Voice of Nigeria, citada por la agencia de noticias EEF.

El presidente nigeriano también aseguró que pidió a los organismos competentes que "hagan todos los esfuerzos posibles para garantizar la seguridad de nuestras escuelas y estudiantes, así como para devolver a las niñas secuestradas a sus familias".

La semana pasada, el jefe de Estado anunció que iba a reforzar el número de tropas en en el norte del país, donde Boko Haram tiene fuerte presencia, y a enviar vigilancia aérea para conseguir que las muchachas, por entonces dadas por desaparecidas, volvieran a casa seguras, y que los atacantes sean arrestados y se haga justicia".