Los beneficios netos agregados de los 5.116 bancos comerciales supervisados por la Agencia Federal de Garantía de Depósitos de EE.UU. (FDIC, por sus siglas en inglés) se desplomaron un 69,6% en el primer trimestre del año, hasta situarse en USD18.500 millones, según informó el organismo en su informe trimestral sobre datos bancarios.

"El descenso es el reflejo del deterioro de la actividad económica, que resultó en un incremento en los gastos de aprovisionamiento y deterioro de los activos", explicó la FDIC.

La titular del organismo, Jelena Mc Williams, recalcó que "la industria bancaria ha sido una fuente de fortaleza para la economía en el primer trimestre pese a los 'shocks' inesperados. Aunque las ganancias de los bancos se vieron negativamente afectadas por las provisiones de pérdidas crediticias, los bancos apoyaron a las personas y las empresas a través de esta crisis a través de los préstamos y otros servicios financieros críticos".

Pese a esta situación, las entidades bancarias decidieron repartir dividendos por un importe agregado de USD32.700 millones, casi duplicando las ganancias obtenidas en el trimestre. Según ha explicado la FDIC, esto provocó una reducción de USD14.200 millones en las ganancias retenidas.

Los supervisores bancarios de Estados Unidos optaron durante esta crisis por no evitar el reparto de dividendos para mantener el capital de la banca, como sí hizo el Banco Central Europeo (BCE), que suspendió este tipo de retribución a los accionistas hasta, al menos, octubre de este año.