La compañía estadounidense de envíos de mensajería FedEx Corp. demandó al Departamento de Comercio de EE.UU. debido a una solicitud para que esa firma imponga restricciones al proveedor chino de equipos de telecomunicaciones Huawei.

En la demanda presentada ante el Tribunal de Distrito de Columbia, FedEx afirmó que las medidas más recientes del departamento para restringir las actividades comerciales de las empresas estadounidenses con Huawei "imponen una carga irrazonable para que FedEx vigile los millones de envíos que transitan por nuestra red todos los días".

"FedEx es una compañía de transportes, no una agencia de aplicación de la ley", dijo FedEx en un comunicado.

En mayo, el departamento agregó a Huawei y sus afiliados a una "lista de entidades", en una medida que, según el Reglamento de Administración de Exportaciones (EAR, siglas en inglés), prohíbe a las empresas estadounidenses suministrar a la empresa china piezas como chips electrónicos o proporcionar otras tecnologías sin la aprobación del Gobierno de EE.UU.

La acción llegó después de una declaración de emergencia nacional emitida por la Administración Trump por lo que denominó amenazas a las tecnologías estadounidenses.

FedEx dijo que las prohibiciones contenidas en el EAR violan los derechos constitucionales de la compañía y son prácticamente imposibles de implementar.

"FedEx cree que la EAR viola los derechos de las empresas de transporte a las garantías procesales en virtud de la Quinta Enmienda de la Constitución de EEUU, ya que exageran la responsabilidad de las empresas de transporte sobre los envíos que puedan violar el EAR sin requerir pruebas de que los transportistas tenían conocimiento de cualquier violación", dijo la compañía. "Supone una carga imposible para una empresa de transporte, como FedEx, conocer el origen y la composición tecnológica de los contenidos de todos los envíos que maneja y si cumplen o no con la EAR", agregó.

Las autoridades chinas iniciaron en mayo una investigación sobre el desvío de paquetes de Huawei por parte de FedEx, dos de los cuales deberían haber sido enviados desde Japón a China, pero que terminaron siendo redirigidos al centro global de FedEx en Memphis, Tennessee. FedEx se disculpó por el fallo en la entrega. "Confirmamos que ninguna parte externa requirió que FedEx realizara estos envíos", dijo.

El vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Geng Shuang, dijo en una conferencia de prensa que el Gobierno de Estados Unidos'> Estados Unidos ha estado inventando cargos y abusando de la excusa de la seguridad nacional para usar el poder del Estado para reprimir a una empresa china.