Cuatro de los cinco gobernadores opositores electos la semana pasada en Venezuela juraron ayer ante la cuestionada Asamblea Nacional Constituyente (ANC) y de ese modo sortearon el obstáculo que el chavismo les había impuesto para poder asumir sus cargos, pero también profundizaron las divergencias dentro de la oposición.

Los mandatarios prestaron juramento ante las autoridades de la ANC -que integran exclusivamente dirigentes chavistas y declaró su preeminencia sobre todos los poderes del Estado venezolano- en un salón del Palacio Federal Legislativo, en Caracas, informó ese órgano en su cuenta oficial de Twitter.

Se trata de los gobernadores electos de los estados Anzoátegui, Antonio Barreto; Mérida, Ramón Guevara; Nueva Esparta, Alfredo Díaz, y Táchira, Laidy Gómez, todos los cuales pertenecen al partido socialdemócrata Acción Democrática (AD).

En cambio, el mandatario electo de Zulia, Juan Pablo Guanipa, del partido centrista Primero Justicia (PJ), afirmó que por “coherencia y dignidad” no pensaba someterse a la ANC.