El banco de inversión Goldman Sachs revisó a la baja su pronóstico para el crecimiento económico de Estados Unidos este año, ya que es probable que los consumidores estadounidenses gasten menos en medio de un aumento de la COVID-19 debido a la variante Delta, según Bloomberg News.

El economista de Goldman Sachs, Ronnie Walker, escribió este lunes en un informe a los clientes que la expansión económica general de Estados Unidos en 2021 se ve ahora en el 5,7%, por debajo del 6% estimado a finales de agosto, informó Bloomberg.

"El obstáculo para un fuerte crecimiento del consumo en el futuro parece mucho mayor: La variante Delta ya está pesando sobre el crecimiento del tercer trimestre, y el debilitamiento del estímulo fiscal y una recuperación más lenta del sector de servicios serán vientos en contra en el mediano plazo", anotó Walker.

En su opinión, los consumidores estadounidenses tendrán un "camino más difícil" de lo que se había anticipado anteriormente.

Hospitalizaciones

El banco también elevó su proyección para la tasa de desempleo de EE. UU. a 4,2% a finales de 2021 de una estimación anterior de 4,1%, según Bloomberg.

El pronóstico revisado se produjo después de que el Departamento del Trabajo de Estados Unidos informó la semana pasada que los empleadores estadounidenses agregaron en agosto menos de los 235.000 puestos de trabajo previstos, con una tasa de desempleo que cayó a 5,2%, lo que indica una marcada desaceleración en el crecimiento del empleo en medio de un aumento de la COVID-19 impulsado por la variante Delta.

Las infecciones diarias por COVID-19 en Estados Unidos han aumentado en 316% desde el Día del Trabajo de 2020 y las hospitalizaciones también han crecido un 158% en comparación con el fin de semana del Día del Trabajo de hace un año, informó el lunes USA Today.

La alta cifra de hospitalizaciones está causando que numerosos estados de la nación se queden cortos en el número de camas de UCI disponibles para los pacientes, dice el informe.

Muertes en alza

El jueves último, el estado de Florida reportó su mayor pico de muertes diarias por coronavirus desde que comenzó la pandemia, superando lo registrado en olas pasadas, pese a la campaña de vacunación, que no ha logrado alcanzar el 60% de la población en ese estado sureño. La información de los CDC también reveló que en al menos ocho días de agosto se registraron más fallecimientos diarios en Florida que durante el pico previo de la pandemia, ocurrido en agosto de 2020.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han informado también de un aumento de los hospitalizaciones de niños y adolescentes.