El Gobierno británico puso en vigencia una cuarentena obligatoria en hoteles para viajeros que arriben procedentes de 33 países a los que considera con alto riesgo de coronavirus, los que al llegar al aeropuerto Heathrow de Londres son escoltados por guardias de seguridad a autobuses que los llevan a los alojamientos contratados a tal fin.

El ministro de Salud, Matt Hancock, explicó que la medida buscar reforzar las medidas de combate al virus aportando otra capa de seguridad que evite el ingreso al país de las nuevas variantes más contagiosas del coronavirus causante de la Covid-19.

La nueva política, anunciada el mes pasado para 22 países y ampliada a principios de mes a 33, entró en vigencia hoy para cualquier persona que haya estado en alguna nación de la llamada "lista roja" en los últimos 10 días.

Para su aplicación, el Gobierno firmó acuerdos con 16 hoteles hasta la fecha, que dispondrán 4.963 habitaciones para el nuevo sistema de cuarentena.

Otras 58.000 habitaciones están en espera, dijeron las autoridades, informó la cadena de noticias BBC.

Aquellos que viajen al Reino Unido desde cualquier otro destino deben estar en cuarentena durante 10 días en casa y hacerse pruebas de Covid-19 el segundo y octavo día después de su llegada.

Todos los viajeros que ingresen al Reino Unido deben proporcionar un test de Covid-19 negativo realizado no más de tres días antes de la salida.

Los países sudamericanos incluidos en la "lista roja son" Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana Francesa, Guyana, Panamá, Paraguay, Uruguay y Venezuela.

Ayer, el Gobierno alcanzó su objetivo de administrar la primera de dos dosis de la vacuna contra el coronavirus a 15 millones de las personas más vulnerables, incluidos los trabajadores de la salud y los mayores de 70 años.

Hancock dijo que la campaña de vacunación ahora se está extendiendo a personas mayores de 65 años y a aquellas con problemas de salud subyacentes.